Última hora
This content is not available in your region

Trump: "Estas dos semanas habrá mucha muerte"

euronews_icons_loading
Trump: "Estas dos semanas habrá mucha muerte"
Derechos de autor  Mary Altaffer/Associated Press
Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos cuenta ya con casi 306mil casos de coronavirus, el doble que hace cinco días y 8300 muertos, según la estimación extraoficial de la Universidad John Hopkins.

La pesadilla de Nueva York

El equipo de especialistas de la Casa Blanca augura que el número de fallecimientos seguirá subiendo estas dos semanas, pues el país va unos doce días por detrás de España e Italia, segundo y tercero en número de enfermos de COVID-19.

"Continuaremos actuando de acuerdo a lo que suceda. Esta será probablemente la semana más dura, entre esta semana y la siguiente. Desgraciadamente, habrá mucha muerte, pero mucha menos muerte que si no se hiciera esto. Pero habrá muerte
Donald Trump
Presidente de EEUU

Más de un tercio de los infectados se concentran en el estado de Nueva York. Su Gobernador, Andrew Cuomo, pronostica que el pico de contagios se producirá en la próxima semana y reconoce que el sistemasanitario no está preparado para afrontarlo. China les donará mil respiradores.

Por su parte, Donald Trump ha anunciado el envío de mil médicos y enfermeras militares. El presidente estadounidense augura dos semanas de horror.

"Continuaremos actuando de acuerdo a lo que suceda. Esta será probablemente la semana más dura, entre esta semana y la siguiente. Desgraciadamente, habrá mucha muerte, pero mucha menos muerte que si no se hiciera esto. Pero habrá muerte".

Volver a la normalidad o contener el virus

Trump se debate entre la necesidad de dejar las medidas de contención y volver a la normalidad y la de mantenerlas. Aunque reconociendo que si se abandonan se calcula que podría haber unos 240.000 muertos por COVID-19 y, si no, 2,2 millones. Trump aspira a la reelección en los comicios del próximo mes de noviembre.

Nueva Jersey, California, Florida o Luisiana son otros de los estados más afectados. En este hospital de Nueva Orleans, mensajes de ánimo y agradecimiento intentan levantar la moral de los sanitarios, sometidos, aquí y en todo el mundo, a cargas de estrés casi insoportables.