Última hora
This content is not available in your region

Cristianos y judíos celebran sus respectivas Pascuas aceptando las restricciones por coronavirus

euronews_icons_loading
Cristianos y judíos celebran sus respectivas Pascuas aceptando las restricciones por coronavirus
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

No es una Pascua cualquiera, sino la del año del coronavirus. El arzobispo Pierbattista Pizzaballa, administrador apostólico del patriarcado latino de Jerusalén, celebraba este domingo en el Santo Sepulcro la misa de Domingo de Resurrección más solitaria de los últimos 100 años.

La misa del Domingo de Pascua se celebró en la iglesia de la Ciudad Vieja de Jerusalén, donde muchos cristianos creen que Jesús fue sepultado. La ceremonia estaba abierta a sólo un puñado de clérigos, y las calles de la Ciudad Vieja que rodeaban la iglesia estaban vacías de peregrinos y vendedores. Como sucede en muchos otros países, las restricciones impuestas estos días en Israel impiden a los fieles reunirse en los lugares sagrados, sea cual sea la razón o la fecha.

Antes de la misa del Domingo de Pascua, Pizzaballa aseguró que "a pesar de la señal de muerte y miedo que estamos viendo en todo el mundo tenemos que mirar al bien a todos aquellos que están dando sus vidas por los demás. El mensaje de la Pascua es que la vida, a pesar de todo, prevalecerá", dijo el arzobispo.

Frente al muro de las lamentaciones, un pequeño grupo de sacerdotes hebreos celebraba como cada año en la Pascua judía el llamado 'Birkat Cohanim' o 'Bendición Sacerdotal'. Una imagen radicalmente opuesta a la que se repite cada año, con miles de judíos recitando la torá en el lugar mas sagrado de esta religión.

Israel cuenta ahora mismo con cerca de 11.000 casos de coronavirus y más de 100 muertes.

Lee: El coronavirus altera pero no detiene la celebración de la Pascua en Europa.