Última hora
This content is not available in your region

Sin trabajo por el coronavirus, los migrantes venezolanos vuelven desesperados a casa

euronews_icons_loading
APTOPIX Virus Outbreak Colombia
APTOPIX Virus Outbreak Colombia   -   Derechos de autor  Fernando Vergara/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Comienzan a verse nada más salir de Bogotá. Son cientos de venezolanos migrantes en Colombia. Se han lanzado a la carretera por desesperación. Están dispuestos a caminar más de 1.000 kilómetros para volver a su país. La cuarentena por el coronavirus les ha dejado sin nada.

Will Daza es uno de ellos. Trabajaba como mecánico pero perdió su empleo y su casa por el confinamiento. “No tenemos los recursos para sostenernos en cuanto a la alimentación. Están llegando recibos y recibos y uno no tiene para comer. No va a tener para un recibo ni un arriendo”, nos cuenta.

La mayoría ha decidido caminar en grupo. Pero muchos subirán montañas de más de 3.000 metros calzando sandalias de playa. Otros lo hacen con niños. Los pequeños también tienen que caminar y por el camino se ven decenas de menores.

“Trabajaba en un restaurant. Y entonces, como ya no está permitido, nos sacaron. Cerraron los negocios. Y el señor del arriendo nos dijo que teníamos que seguir pagando como sea. Entonces ¿Cómo le vamos a pagar sin trabajo?”, dice Michelle.

Este grupo ha pasado la noche en una gasolinera. Han caminado por tres días. Volver a Venezuela es, para ellos, la única opción. “Por lo menos yo tengo mi casa. No pago arriendo. No pago agua. No pago luz. No pago nada de eso. Tengo comida. Porque mis hijos trabajan. Pero aquí no tengo eso”, dice aliviada Marina, jubilada.

En el camino también hay Buenos samaritanos. Orlando Beltrán, de la fundación Banquete del Bronx, reparte comida y bebida cada día a los migrantes. Dice que están llegando desde Chile, Perú y Ecuador. “El peligro que más corren ellos es el coronavirus, porque entre ellos, me di cuenta, se hacen todos muy juntos, como una gran tribu. Comen. Hablan muy directamente. No se lavan las manos. Entonces, el enemigo número uno sigue siendo el coronavirus. Y el número dos es el coronahambre. El coronahambre es algo terrible que está pasando en estas carreteras con ellos”, asegura.

Un billete en un autobús improvisado cuesta 30 euros por persona y estos migrantes no pueden comprarlo.

La frontera entre Colombia y Venezuela está oficialmente cerrada, pero las autoridades de ambos países están facilitando el retorno a su país de los migrantes. Caracas y Bogotá rompieron relaciones diplomáticas el año pasado cuando el presidente colombiano Iván Duque reconoció a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.