Última hora
This content is not available in your region

COVID-19 | ¿Cuál es la verdadera magnitud de la pandemia en Ecuador?

euronews_icons_loading
Cementerio en construcción en Guayaquil
Cementerio en construcción en Guayaquil   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Trasiego constante de ambulancias en el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social de Quito, donde cada vez llegan más enfermos de COVID-19. Aunque no es la capital, sino la ciudad costera de Guayaquil la que se está llevando la peor parte. La cantidad de fallecidos es tal que ni las funerarias ni las fuerzas de orden han podido recoger todos los cadáveres y las autoridades han ordenado la construcción de un cementerio de campaña.

Tras días eternos en los que había cuerpos sin vida y ataúdes en las calles, nadie se cree, las cifras del balance oficial de víctimas de la pandemia, que hablan de 456 muertos en todo el país y de un total de 9.022 contagiados. En este mismo balance se reconoce que hay 731 fallecidos más probables por COVID-19. Las autoridades de la provincia del Guayas afirman que en la primera quincena de abril murieron casi 6.000 personas más que la cantidad habitual de defunciones.

Aunque el Gobierno niega que haya fosas comunes, lo cierto es que algunas familias no han podido recuperar los restos de sus allegados o les dieron un cadáver que no era el buscaban.

Desde que se decretó el estado de excepción, hace más de un mes, las fuerzas del orden y el personal sanitario trabajan casi sin descanso intentando salvar vidas. En Quito, trompeta en mano y desde lo alto de la escalera de socorro, un bombero les rinde tributo a diario y también lleva algo de alegría a las calles. Mientras el Gobierno estudia como reactivar progresivamente la economía, la única nota positiva llega de la castigada provincia del Guayas, donde se está registrado un descenso en el número de muertos en los hospitales.