Última hora
This content is not available in your region

Musulmanes de todo el mundo celebran un mes de Ramadán enrarecido por la pandemia

euronews_icons_loading
Musulmanes de todo el mundo celebran un mes de Ramadán enrarecido por la pandemia
Derechos de autor  AP
Tamaño de texto Aa Aa

Musulmanes de todo el mundo celebran ya el mes sagrado del Ramadán. En Egipto lo han hecho con toque de queda a partir de las nueve de la noche y bajo la amenaza invisible de la pandemia de la COVID-19. Una amenaza que se extiende a prácticamente todo el mundo islámico, que abarca 1.500 millones de personas.

El ambiente festivo con el que se suele vivir este mes de ayuno se ha visto seriamente alterado por las medidas de excepción adoptadas por la mayoría de países. Algunos han sido tan castigados en los últimos años que su población parece vacunada contra el miedo al coronavirus. En Idlib, en el norte de Siria, lo que se busca es una normalidad imposible para la mayoría:

"Mi marido ha desaparecido, tengo siete hijos y dos huérfanos de mi hijo y mi hija. Participo en esta organización durante el mes de Ramadán para los huérfanos, para los desplazados y para los que no tienen comida, los que no pueden cubrir sus necesidades diarias", explicaba una voluntaria de una organización caritativa.

Y en Idlib, como en otras partes de Siria, los necesitados son legión tras nueve años de guerra.

El Ramadán concluirá el próximo 23 de mayo. Hasta entonces, en muchos lugares, como en Sarajevo (Bosnia-Herzegovina), un cañonazo marcará diariamente el fin del ayuno al caer la tarde.