Última hora
This content is not available in your region

Llega a la Eurocámara la polémica sobre las campañas de desinformación de China

euronews_icons_loading
Josep Borrell, jefe de la diplomacia de la Unión Europea
Josep Borrell, jefe de la diplomacia de la Unión Europea   -   Derechos de autor  Darko Vojinovic/AP
Tamaño de texto Aa Aa

No hubo presiones de China para suavizar un informe de la Unión Europea (UE) sobre las maniobras de desinformación de Pekín respecto al coronavirus.

"No nos hemos inclinado ante nadie. Seré claro, somos un servicio diplomático. Mantenemos contacto constante con representantes de terceros países. Esto incluye escuchar sus opiniones sobre nuestras políticas y nuestras apreciaciones", ha explicado el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, ante la comisión de Exteriores de la Eurocámara, tras la filtración de un documento interno al New York Times.

Se trata de una comunicación en la que un funcionario europeo explicaba que China había amenazado con represalias a la Unión Europea, si un informe crítico con Pekín terminaba viendo la luz. Unas amenazas que habrían terminado con un documento edulcorado.

Una circunstancia que Borrell ha negado pese a la insistencia de algunos eurodiputados.

"Esto no es una caza de brujas. Deberíamos ser transparentes sobre lo que sucedió aquí, pienso que lo que deberíamos hacer es no generar como una especie de ansiedad entre el personal de allí. Les deberíamos apoyar, realmente", ha manifestado el eurodiputado holandés del grupo liberal 'Renew Europe', Bart Groothuis.

Sí que ha reconocido Borrell que las objeciones chinas a las críticas que recogen los informes europeos son “el pan de cada día” del trabajo diplomático.

Por su parte, el embajador de China ante la Unión Europea, ha dicho que su país también está afectado por las campañas de desinformación. "La desinformación es un enemigo para todos nosotros y todos deberíamos la deberíamos combatir. Desde el primer momento, China ha sufrido mucho por la desinformación", ha dicho el embajador chino ante la Unión Europea, Ming Zhang.

Más allá de la controversia ha quedado claro que hubo dos textos diferentes, uno de uso interno y otro destinado al público.