La Amazonia pide ayuda a Greta Thunberg para luchar contra el COVID-19

La Amazonia pide ayuda a Greta Thunberg para luchar contra el COVID-19
Derechos de autor KENZO TRIBOUILLARD/AFP
Derechos de autor KENZO TRIBOUILLARD/AFP
Por Ana Buil Demur con AFP, AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El grito de socorro viene del alcalde de Manaus, capital del estado de Amazonas, donde la pandemia está golpeado con más fuerza.

PUBLICIDAD

Un grito desesperado desde el corazón de la Amazonia. El alcalde de Manaus, la capital del estado de Amazonas, uno de los lugares más afectados por la pandemia en Brasil, donde se superaban los 500 muertos este sábado, ha pedido ayuda a la activista medioambiental sueca Greta Thunberg.

"Mi pueblo sufre, la Amazonia y sus bosques deben ser salvados", ha dicho Arthur Virgílio Neto en un vídeo, vía Twitter.

"Mi muy querida Greta Ernman Thunberg. Soy el alcalde de Manaus, la principal ciudad del estado de Amazonas. La ciudad más grande de toda la Amazonia brasileña. Necesitamos ayuda. Tenemos que salvar las vidas de los protectores del bosque del coronavirus. Estamos ante un desastre, una barbarie", ha señalado.

"Esto es completamente inaceptable. La situación en la Amazonia durante la pandemia del coronavirus es realmente alarmante en muchos sentidos. Debemos defender a los defensores del bosque. No puede haber justicia climática sin los derechos indígenas", ha dicho Thunberg en Twitter.

La activista climática acaba de donar 92.000 euros a UNICEF, de un premio que le otorgó una ONG danesa, para ayudar a los niños afectados por la COVID-19.

Motines en cárceles

Y la pandemia sigue dejando imágenes de presos amotinados ante la suspensión de las visitas. En una cárcel del estado norteño de Amazonas, siete guardias fueron liberados tras pasar varias horas retenidos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Vuelven Greta Thunberg y los "Viernes por el futuro"

Europa apuesta cada vez más por el tren de hidrógeno

Un grito de socorro de la Amazonía