Última hora
This content is not available in your region

El coronavirus reabre el debate sobre paraísos fiscales

euronews_icons_loading
El coronavirus reabre el debate sobre paraísos fiscales
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Con las negociaciones sobre cómo fraguar el plan de recuperación de la crisis del coronavirus, ha vuelto a surgir el debate sobre los paraísos fiscales

Algunos países de la Unión Europea son víctimas de la competencia fiscal agresiva de otros miembros del club.

De entre los 27 miembros, Holanda obtuvo la puntuación más alta en el último Índice de Paraísos Fiscales Corporativos, seguida de Luxemburgo e Irlanda.

En 2017 la baja carga impositiva de Holanda comportó pérdidas de ingresos considerables a Francia; Italia, Alemania y España. Lo denunció el mes pasado la Tax Justice Network, una organización defiende que ahora es un buen momento para implementar un sistema de tributación común a nivel europeo

Su director Ejecutivo, Alex Cobham, ha comentado a Euronews: "Holanda y otros países sienten mucha más presión que hace un año, quieren ser percibidos como contribuyentes a la solidaridad y no perjudicar a otros Estados miembros. Es mucho más difícil que se opongan a ello. Otros países como Alemania, especialmente Alemania, ejercen presión sobre las multinacionales para que se vuelvan más transparentes y demuestren que están pagando los impuestos en casa."

Los activistas por la transparencia fiscal creen que se debería considerar un "impuesto a los beneficios excesivos" como en los períodos de guerra. Cobham asegura: "Mientras que algunas empresas sufren, hay una serie de industrias -sobre todo las que se dedican al comercio en línea como Amazon, Google y algunas otras que realmente obtienen beneficios muy altos. En estos momentos difíciles, un impuesto de beneficios excesivos les permitiría quedarse con el 5 por ciento del beneficio pero el estado recibiría el resto, entre el 50 y el 75 por ciento "

Con la crisis que se avecina, hay quien considera que es el momento de obtener nuevas fuentes de ingresos para el próximo Presupuesto de la Unión. La anterior Comisión Europea sugirió crear tres impuestos nuevos: uno sobre las grandes empresas, otro sobre las emisiones de CO2 y otro más sobre el plástico no reciclado. Los tres juntos reportarían alrededor de 20 mil millones de euros.

Esta es una idea que agrada al gobierno de Chipre. El país, considerado promotor de la evasión fiscal, dice estar abierto a nuevas formas de solidaridad.

En declaraciones a Euronews, Konstantinos Petridis, Ministro de Finanzas de Chipre, ha dicho: "Somos un país con impuestos bajos y queremos seguir siéndolo. Pero queremos asumir la carga de la imposición fiscal sobre el trabajo y quizás considerar una tasa verde. Creo que ésta es también una propuesta europea que nosotros compartimos".

Por ahora ningún estado miembro forma parte de la lista negra de paraísos fiscales de la Unión Europea.

Para demostrar que están preparados para ser un ejemplo, algunos países como Francia, Dinamarca y Polonia ya han prometido que las empresas que operan en paraísos fiscales no van a recibir ayudas públicas.