Última hora
This content is not available in your region

Europa vigila con cautela su desconfinamiento atenta a posibles rebrotes

euronews_icons_loading
Europa vigila con cautela su desconfinamiento atenta a posibles rebrotes
Derechos de autor  Ronald Zak/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

El mundo continúa poco a poco con su lento retorno a la normalidad, tratando de no descuidar las medidas que han ido reduciendo los números y muy atento a posibles rebrotes a consecuencia de la desescalada.

En tercer día de desconfinamiento en Francia, con más de 400.000 tiendas reabriendo y miles de ciudadanos tratando de volver a sus rutinas se ha visto marcado por un nuevo repunte en el número de fallecidos por coronavirus: 348 en la últimas 24 horas, lo que eleva el número de muertos por COVID-19 a 26.991.

El número de pacientes ingresados sigue no obstante descendiendo, aunque el presidente Emmanuel Macron ya ha dejado clara su intención de corregir las actuales medidas de desconfinamiento en caso de que estas no funcionen debidamente.

Caos en Reino Unido en el inicio de su desescalada

En Reino Unido, las nuevas medidas del Gobierno para reducir paulatinamente las restricciones entraron en vigor este miércoles. El primer día de desescalada en el país se salda con 500 muertos y más de 3200 contagios. En Inglaterra aquellos que no pueden teletrabajar han vuelto a sus puestos, con escenas caóticas especialmente en Londres a la hora de coger el transporte público y respetar el distanciamiento social. Todo ello en Inglaterra, ya que Escocia, Irlanda del Norte y Gales instan por su parte a sus trabajadores a seguir en sus hogares. Reino Unido sigue siendo el país de la Unión Europea con más víctimas por coronavirus, con 33.186 fallecidos según cifras oficiales.

En Ladispoli, en la provincia de Roma, los surfistas vuelven a coger olas tras el levantamiento parcial, iniciado la semana pasada, de las duras restricciones que ha tenido que soportar el país durante más de dos meses. El país transalpino cuenta con más 222.000 casos y más de 31.000 muertes por COVID-19.

Como en Reino Unido, en Italia también hay divisiones internas. El gobernador del Tirol del Sur, una de las regiones con mayor renta per cápita del país, permitió esta semana la apertura de restaurantes, peluquerías o museos en un claro órdago al Gobierno central y sus instrucciones.

Muy cerca, en Austria, trabajan ya en originales medidas con las que intentar reflotar un sector servicios claramente afectado por esta crisis. El alcalde de Viena, Michael Ludwig, promete vales desde 25 a 50 euros a cada hogar para gastar en un restaurante o en un cafetería.