Última hora
This content is not available in your region

El sector aéreo vuelve a arrancar: medidas y hechos de la nueva normalidad

euronews_icons_loading
El sector aéreo vuelve a arrancar: medidas y hechos de la nueva normalidad
Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Como sucede con el resto de sectores de la sociedad, los aeropuertos europeos tratan de volver estos días a la llamada nueva normalidad, respetando siempre las normas fundamentales para evitar un rebrote: distancia social, uso de mascarillas, control de temperatura... El ministro de Transporte de Francia, Jean-Baptiste Djebbari, visitaba este jueves el aeropuerto Charles de Gaulle de París:

"Hay algunas iniciativas que han sido tomadas por los propios operadores", decía el ministro, "como por ejemplo lo que acabamos de ver, cámaras térmicas que detectan si la temperatura de alguien está por encima de los 38 grados".

El aeropuerto internacional de Dubái, el más concurrido del mundo con más de 86 millones de pasajeros en 2019 se prepara también para reiniciar su actividad, aunque su director general, Paul Griffiths, reconoce que no se operará de manera normal hasta que no haya una vacuna:

"El problema es que hay mucha gente que se está basando en conjeturas, y se habla de 18 meses, o de dos años, o menos o más. Pero son todo conjeturas. La respuesta más honesta es que nadie lo sabe realmente", confiesa Griffiths.

El aeropuerto internacional de Ben-Gurión, en Israel, también reanuda el su actividad con importantes medidas de prevención. Para Israel es primordial el tráfico aéreo al ser un país al que es muy dificil acceder si no es por aire. "Es necesario colaborar con otros países", cuenta el director general del aeropuerto, Shmuel Zakai. "Trabajamos juntos con todas las organizaciones internacionales de aviación y con los países de destino compartiendo información y desarrollando regulaciones".

En España la intención es la de recuperar la actividad aérea en tres fases, comenzando por los vuelos nacionales para pasar más adelante a los europeos y finalmente a los internacionales. La fecha definitiva para hablar de normalidad en el sector está, nunca mejor dicho, en el aire.