Última hora
This content is not available in your region

Niños hartos de no poder salir a la calle en Moscú

euronews_icons_loading
Niños hartos de no poder salir a la calle en Moscú
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Durante el confinamiento, a los moscovitas no se les permite ni dar un corto paseo con sus hijos. Hace casi dos meses que la mayoría de los niños no salen de casa. Milena y dos de sus hermanas tienen clases por internet y actividades extraescolares también virtuales. Al igual que sus padres, que teletrabajan. todos", cuenta Milena, de diez años.

Mucha actividad en muy pocos metros

"Somos muchos en casa y no hay espacio suficiente para

"No puedes invitar a amigos, no puedes ir al patio. Me aburro en casa", se queja Victor, de cindo.

"Moscú es el epicentro de la epidemia de COVID 19 en Rusia. La ciudad se mantendrá en este encierro hasta al menos finales de mayo. Para algunas familias atrapadas en casa, constituye un reto interminable", señala nuestra corresponsal Galina Polonskaya.

Euronews

Los niños sufren y entran en estupor

Esta psicóloga infantil nos comenta que su lista de pacientes ha crecido significativamente durante el confinamiento. Ofrece continuas consultas por internet.

"El problema del autoaislamiento existe realmente y afecta negativamente a la psique infantil", dice Anastasia Preobrazhenskaya. Los niños sufren, se preocupan, se ponen nerviosos, tienen miedos, excitabilidad, hiperactividad. Y hay otro tipo de reacción, la más difícil, cuando los niños entran en una especie de estupor".

Ekaterina pidió a la Fundación Amway, que apoya a padres adoptivos, soporte psicológico para su familia. Ella y sus dos hijos adoptados viven en un apartamento de treinta metros cuadrados. El encierro se convirtió rápidamente en una pesadilla.

Euronews

"Hay una ansiedad creciente que los niños intentan compensar atrayendo mi atención. El pequeño quiere estar todo el tiempo con su hermana, lo que crea más conflictos. Me di cuenta cuando estuve a punto de destrozarlos gritándoles. No quería eso. Comprendí que los niños no tienen la culpa de nada".

Los padres deben verse como un recurso valioso

La conocida psicóloga infantil rusa Ludmila Petranovskaya cree que los padres se presionan demasiado a sí mismos durante este encierro. Aconseja relajarse cueste lo que cueste y evitar presiones. Los deberes pueden esperar".

"En primer lugar, toda esta situación afecta a los adultos, a los padres con miedos a causa de la epidemia, que están nerviosos por el aislamiento, que están preocupados por lo que ocurrirá en sus trabajos", señala Petranovskaya. "Y el estrés de los padres se refleja siempre en los niños. Ahora es muy importante para los adultos que se vean a sí mismos como un recurso, como un valor, como la fuente de bienestar para toda la familia, incluidos los hijos que dependen de ellos".

Se trata de encontrar tiempo para jugar juntos y para convencerlos a ellos y a sí mismos de que la vida volverá a parecerse a la de antes del coronavirus.