Última hora
This content is not available in your region

Nueva normalidad, antiguos conceptos de oficina

euronews_icons_loading
Nueva normalidad, antiguos conceptos de oficina
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Si hay algo durante esta crisis han notado los empleados que han trabajado en espacios abiertos es lo mucho que importa cada metro cuadrado.

En Aello, empresa de Lyon, y durante el tiempo en que 15 se sus empleados han estado teletrabajando, había espacio más que suficiente en la oficina. Pero ahora que estos trabajadores han vuelto el lugar ha tenido que ser reorganizado con espacios limitados de cinco metros cuadrados y paredes divisorias con las que mantener el distanciamiento social. Son espacios abiertos cada vez más cerrados.

"No vamos a ir a los escritorios de nuestros colegas para pedir cosas", reconoce una empleada. "Nos llamaremos por teléfono directamente, supongo que hablaremos menos de lo habitual". Otro trabajador asegura que "hay menos convivencia, y eso hace las cosas más difíciles porque normalmente cuando quieres explicarle algo a un colega es más fácil estar a su lado.

Lee: ¿Puede el coronavirus ser el comienzo de una sociedad sin oficinas?

Para esta empresa, encargada de vender material para piscinas, es temporada alta. En términos de productividad, el teletrabajo había mostrado algunos inconvenientes, como reconoce su director ejecutivo, Jérôme Chabaudie:

"Con quince personas trabajando en casa la fuerza de trabajo no es la misma, hay una pérdida en cuanto a las cadenas de decisión, y todo son llamadas telefónicas y e-mails. La reactividad no está en absoluto aquí. Y creo que el sentimiento de pertenencia sigue siendo importante, el trabajo en equipo crea vínculos".

Beneficiados por la crisis

Tras dos meses de confinamiento, la nueva organización del espacio de trabajo trae consigo algunas ventajas a las empresas, y los equipos de protección se convierten a su vez en un objeto muy demandado.

En la fábrica francesa de de Office Concept, especializada en muebles de oficina, han visto dispararse los pedidos desde finales de abril. Sus clientes son desde grandes empresas hasta concesionarios de automóviles y pequeñas tiendas. Adaptando sus herramientas de fabricación a la actual demanda, su volumen de negocio se ha triplicado.

"Podemos decir que es una oportunidad", reconocen desde esta empresa, "pero de alguna manera ha sido también la oportunidad por nuestra parte de hacer algo por Francia."

La empresa prevé seguir fabricando un tiempo más estos paneles de separación, teniendo en cuenta que la desescalada aún no ha terminado y que millones de teletrabajadores aún deben volver a sus habituales puestos en la oficina.