Última hora
This content is not available in your region

¿Está impulsando el coronavirus la extrema derecha en Estados Unidos?

Cory Morse
Cory Morse   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

En Estados Unidos, la pandemia ha provocado otro tipo de virus, el de la extrema derecha. Desde hace semanas, las milicias antigubernamentales, los extremistas de derecha y los teóricos de la conspiración se han unido en las manifestaciones contra el confinamiento que se han multiplicado en EE.UU.

Esta implicación tiene, según los expertos entrevistados por Euronews, varios objetivos: acelerar la normalización, aumentar la visibilidad y facilitar el reclutamiento.

"Para muchos extremistas antigubernamentales, en particular las milicias, las restricciones y reglamentos impuestos para combatir la pandemia de Covid-19 representaban una oportunidad", dice Mark Pitcavage, investigador del Centro de Extremismo de la ONG Liga Antidifamación.

La elección de Donald Trump como presidente, una candidatura "que ellos apoyaron fuertemente", había complicado la tarea de estos movimientos: ¿cómo "mantener el nivel de ira y actividad cuando la persona que apoyan lidera el país?".

Pero "la pandemia supuso una oportunidad porque los gobernadores estatales y locales, y no el gobierno federal, fueron los que promovieron las restricciones". "Los extremistas antigubernamentales pudieron dirigir su ira" contra las autoridades locales y "especialmente, pero no exclusivamente, contra los demócratas" - en lugar de contra Trump.

Según Mark Pitcavage, estas milicias han sido durante mucho tiempo cautelosas con las pandemias, desde el H1N1 hasta el SARS y el Ébola. Durante muchos años han estado convencidos de que el gobierno federal podría utilizar una pandemia, real o inventada, como excusa para "suspender la constitución".

Esta temida suspensión incluiría la Segunda Enmienda que rige la tenencia de armas. Muchos miembros de estos grupos se han unido a las protestas, armados con rifles semiautomáticos y numerosos cargadores y equipados con parafernalia militar.

La reacción de estos grupos fue rápida: "Ya en febrero y marzo se mostraron activos para incitar a la oposición y en abril organizaron algunas de las primeras manifestaciones públicas en Ohio y Michigan", explica el investigador de la Liga Antidifamación.

Propaganda y reclutamiento

Para los grupos más radicales, "las manifestaciones contra el confinamiento ofrecen una oportunidad para reclutar y difundir sus mensajes". Los medios de comunicación a menudo recogen las pancartas y los mensajes más extremistas", explica Heidi Beirich, cofundadora del Proyecto Global contra el Odio y el Extremismo.

"Para que a través de la manifestación se normalicen sus ideas extremistas, se juntan con gente normal". Además, hay una convergencia ideológica y una alianza circunstancial durante estas manifestaciones. "Muchas de las manifestaciones están dirigidas a los gobernadores demócratas y una gran parte de la extrema derecha americana apoya al Presidente Trump. Estos grupos radicales se alinean con las fuerzas pro-Trump".

Para Kenneth Stern, director del Centro Bard para el Estudio del Odio en el Bard College, "estas reuniones son lugares obvios para los supremacistas blancos que quieren ser visibles y difundir su mensaje", para "dar respuestas simples, conspirativas y odiosas a las preocupaciones y malestares de la gente".

Más allá de la situación sanitaria, estos grupos "se sienten alentados por un presidente que, como ellos, habla en términos de conspiraciones, apoyó las marchas en Charlottesville con símbolos nazis, publicó en Twitter: "¡Liberen a los diferentes estados!"

El director se pregunta ¿cómo no van a ver esto como una invitación a unirse a las protestas?".

El movimiento "boogaloo"

El movimiento del "boogaloo" es, sin lugar a dudas, una de las nuevas ramas más radicales. Proveniente de Internet y mezcla los memes con el humor basura de los foros anónimos. Su nombre viene de una película de los 80, "Breakin' 2: Electric Boogaloo", que con el tiempo fue recogida por la extrema derecha en línea.

"Son mucho más explícitos en sus amenazas, algo que no se había visto en mucho tiempo", dijo a AP J.J. MacNab, un investigador del programa de extremismo de la Universidad George Washington.

Según MacNab, su retórica va más allá de los debates sobre la lucha contra las restricciones para combatir el Covid-19 -medidas que muchos manifestantes califican de "tiranía"- para hablar de matar a los agentes del FBI o a los policías "para acelerar el inicio de la guerra".

La policía ha tenido que frenar los intentos de atentado y tiroteos por parte de personas vinculadas al movimiento.

Un informe del 22 de abril del Proyecto de Transparencia Tecnológica identificó 125 grupos "boogaloo" en Facebook. Estos habían atraído a decenas de miles de miembros en los 30 días anteriores. El proyecto señaló la crisis sanitaria como un factor clave de este rápido crecimiento.