Última hora
This content is not available in your region

El coronavirus condena al pago 'en efectivo' en los negocios británicos

euronews_icons_loading
El coronavirus condena al pago 'en efectivo' en los negocios británicos
Derechos de autor  TOLGA AKMEN/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

A medida que los diferentes negocios comienzan a abrir sus puertas, de nuevo, en todo el Reino Unido, los comerciantes intensifican su lucha contra el coronavirus. Tratan de reducir al mínimo la posibilidad de que se propague el virus. Una de las medidas que han adoptado es la prohibición del uso de dinero en efectivo. Abogan por el pago con tarjetas de débito o crédito. Como en muchos otros establecimientos de Londres, en el Café de Nata han decidido no volver a manejar dinero en las próximas semanas.

"Sabemos que es muy importante que los clientes y los empleados se sientan seguros. Así que una de las primeras cosas que hicimos, fue decir: 'vamos a dejar de lado el dinero en efectivo'. Todo tiene que ser pagado con tarjeta. Y, como el valor de nuestros pedidos oscila entre las cinco y las diez libras de media, en algunas ocasiones llega a veinte libras, resulta fácil para la gente pagar con una tarjeta y sin contacto. El dinero contiene muchos gérmenes. Lo tocamos y es un hecho conocido que los billetes y las monedas llevan muchos gérmenes. Por lo tanto, prescindir de ellos hace mucho más fácil reducir el contacto entre los empleados y los clientes", declara Abdul Virji, propietario del Café de Nata.

La medida se va a convertir, poco a poco, en una norma común en los comercios pero, ¿qué opinan los ciudadanos al respecto?

"Creo que es un poco exagerado, como se suele decir. Considero que tratan de protegerse, no sé si se me entiende. Así que, si los comerciantes piensan que esa es la mejor manera de hacerlo pues... ¡que así sea!", declara un londinense.

"Yo prefiero pagar con tarjeta. Para mí no cambia gran cosa. Creo que se va a convertir en una norma permanente en los negocios y considero que se trata de algo positivo", afirma otra ciudadana.

"No debería producirse esta discriminación. Si alguien necesita pagar en efectivo, debería poder hacerlo. Pongamos, por ejemplo, el caso de una persona autista. Tiene un patrón de conducta y pagar en efectivo es parte de ese patrón, así que, hay que ofrecerle esa opción", conclute un tercer ciudadano londinense.

Con la apertura de más establecimientos, prevista en Inglaterra el próximo 15 de junio, el uso de las tarjetas será clave en la lucha contra el coronavirus. Ayudará a tratar de reducir el riesgo de contagios en tiendas, grandes almacenes y muchos otros negocios.