Última hora
This content is not available in your region

El racismo policial también existe en Europa, advierten expertos tras la muerte de George Floyd

Los manifestantes sostienen carteles durante una manifestación el martes 2 de junio de 2020.
Los manifestantes sostienen carteles durante una manifestación el martes 2 de junio de 2020.   -   Derechos de autor  Rafael Yaghobzadeh/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Las protestas contra el racismo tras el asesinato de George Floyd por parte de la policía estadounidense se han extendido a Europa y los manifestantes han denunciado que los desproporcionados controles por perfil étnico no es solo un fenómeno estadounidense.

"Lo que está sucediendo en Estados Unidos ha arrojado una luz sobre lo que está sucediendo en Francia", dijo Assa Traoré a los manifestantes en París el martes por la noche. Su hermano, Adama, murió de asfixia mientras estaba bajo custodia policial en 2016.

Entre 20.000 y 40.000 personas respondieron a su llamada para protestar por la muerte de George Floyd y para denunciar el supuesto sesgo racial con el que operan las fuerzas del orden en Francia, a pesar de las estrictas normas de distanciamiento social impuestas en el país para frenar la propagación de la pandemia del COVID-19.

"Debemos correr el telón del racismo que se está produciendo aquí en Francia sobre las personas racializadas", dijo, añadiendo que la policía francesa actúa como "una mafia" y "hace lo que quiere, sin impunidad".

También se han convocado protestas similares en Holanda, Alemania, Reino Unido y España.

"La discriminación racial y el acoso son habituales" en la UE

El problema del racismo en la policía en Europa "se niega a menudo", dijo a Euronews Rachel Neild, de Open Society Justice Initiative.

"Es imposible saber cuántas personas son detenidas y chequeadas por la policía, o incluso experimentan la brutalidad policial porque no hay datos oficiales por raza o monitoreo de las detenciones policiales desproporcionadas por raza. Solo Reino Unido recopila estos datos de forma sistemática y muestra un sesgo persistente y sistémico contra las personas de color", añadió.

La Red Europea contra el Racismo (ENAR, por sus siglas en inglés) coincide en esta afirmación: "hay una tendencia a centrarse en la situación en Estados Unidos y muchos en Europa reconocen el problema en Estados Unidos sin reconocer que también es un problema en Europa, a pesar de la evidencia de que la identificación por perfil racial por parte de las fuerzas policiales es una realidad" en todo el continente también.

Según el informe "Ser negro en la UE", casi un tercio de los europeos negros habían sufrido acoso racista en los cinco años anteriores a su publicación en 2018.

Michael O'Flaherty, director de la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea (EUAFA, por sus siglas en inglés) compiló el informe y dijo entonces que "la discriminación racial y el acoso son habituales" en la UE.

Añadió que "la elaboración de perfiles `[raciales] discriminatorios por parte de la policía también es una realidad común".

Una cuarta parte de las más de 5.800 personas encuestadas en 12 estados miembros de la UE dijeron que fueron detenidas por la policía en los últimos cuatro años. Entre ellos, cuatro de cada 10 calificaron el control policial más reciente como identificación por perfil racial.

El 64% de las víctimas de violencia racista y el 63% de las víctimas de agresiones físicas racistas por parte de agentes de policía, no denunciaron el incidente más reciente "ya sea porque consideraron que denunciarlo no cambiaría nada (34%) o porque las víctimas no confían o tienen miedo de la policía", según el informe.

Brutalidad policial también en Europa

La elaboración de perfiles raciales -el uso por parte de la policía, sin una justificación objetiva y razonable, por motivos como la raza, el color, el idioma, la religión, la nacionalidad, en el control, la vigilancia o las actividades de investigación- suele estar "impulsada por prejuicios no expresados", escribió el año pasado Dunja Mijatovic, comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa.

Señaló entonces que en una encuesta realizada en toda la Unión Europea entre 25.000 personas de diferentes minorías étnicas y orígenes de inmigrantes en el período 2015-2016 se había determinado que el 14% de ellas habían sido detenidas por la policía en los 12 meses anteriores.

"En Francia, según los resultados de una encuesta nacional realizada a más de 5.000 personas, los jóvenes de origen árabe y africano tienen veinte veces más probabilidades de ser detenidos y chequeados que cualquier otro grupo masculino", añadió.

"En cuanto a Reino Unido -donde la policía está obligada por ley a recopilar y publicar datos desglosados sobre las prácticas de identificación y registro policial- las estadísticas del Ministerio del Interior para 2017-2018 muestran que, en Inglaterra y Gales, las personas negras tenían nueve veces y media más probabilidades de ser chequeadas que las blancas", añadió.

Para Neild, al igual que en Estados Unidos, "la violencia letal es un tema común en Europa, está innegablemente presente".

Según la ONG francesa "La Police Assassine" ("La policía mata"), cerca de 100 personas fueron asesinadas por la policía francesa entre 2005 y 2015. En Portugal, Plataforma Gueto, un Movimiento Social Negro, dijo que ocho personas negras de entre 14 y 30 años de edad muerieron a manos de agentes de la ley entre 2002 y 2013.

"Pero el daño perpetrado por la elaboración de perfiles raciales es mucho más profundo y pernicioso que la violencia física por sí sola. Es humillante y atemorizante para las personas que son objeto de los perfiles, envía un mensaje constante de que 'no perteneces', lleva a algunas personas a cambiar sus pautas de comportamiento para evitar el contacto con la policía, limitando a veces sus movimientos y otros derechos, erosiona la confianza y la legitimidad de la policía y del Estado en general", prosiguió.

Francia, Portugal, Bélgica, España...

La falta de datos hace difícil analizar qué país puede estar peor que otros de Europa en este ámbito, aunque Neild señaló que "las relaciones comunidad-policía parecen especialmente agudas en Francia, donde estamos viendo pautas de imposición de multas sistemáticas en barrios de bajos ingresos (de minorías)".

Georgina Siklossy, portavoz de la ENAR dijo a Euronews que aunque el perfil racial es un problema en todos los países europeos, "las personas a las que se dirige pueden diferir según el contexto y la historia nacional".

"Por ejemplo, en los países de Europa del Este, son principalmente los romaníes los que sufren los perfiles raciales y la brutalidad policial", dijo Siklossy.

Añadió que en los últimos años han surgido algunos puntos conflictivos, y que los miembros de la ENAR y los activistas han informado de tendencias preocupantes de violencia policial.

"Muchos de los casos que conocemos se encuentran en Francia, pero hay casos en Portugal y, recientemente, en Bélgica, en los que nos gustaría arrojar luz para que las autoridades respondan", prosiguió.

Yousseff Ouled, de la ONG española SOS Racismo explicó a Euronews que incluso durante el confinamiento se han producido varios casos que han podido ser grabados. Comenta que en general no hay tantas imágenes de estos casos como en Estados Unidos o Francia, pero que no por eso quiere decir que ocurren menos.

Y no son casos aislados de unos pocos agentes: "en España la relación que tienen las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado con las personas que no son blancas es una relación a través de la violencia fundamentalmente y ese es uno de los problemas que perpetúa el racismo y que construye una sociedad que no es igualitaria para todos".

"No salen de su barrio porque saben que les van a identificar"

Rights International Spain fue con la Open Society Justice Initiative

Ouled ha llevado a cabo una investigación para Rights International Spain con la Open Society Justice Initiative sobre el perfilado racial y el pueblo gitano. "Lo que ocurre con esta población inmigrante es que no salen de su barrio, porque saben que les van a identificar dos, tres o hasta cuatro veces en un día", explica. "A la población gitana se le para hasta siete veces más que a una persona blanca, a la población magrebí hasta cinco veces más y a la población negra otro tanto".

"Es una práctica institucionalizada, documentada y ampliamente denunciada por las organizaciones que se dedican a la defensa de estos colectivos", añade.

La ENAR añadió que la "brecha de la justicia" se extiende a la forma en que se denuncian y enjuician los delitos de odio.

En un informe publicado en septiembre del año pasado, advirtió que aunque los delitos motivados por el odio están aumentando, "las pruebas sugieren que la policía no toma en serio estos informes de delitos motivados por el odio o no cree a las víctimas de los delitos de motivación racial".

La organización dijo que las leyes sobre delitos motivados por el odio en los países europeos tienden a no ser "aplicadas debido a un contexto de racismo institucional profundamente arraigado".

"Esto impide que el enjuiciamiento y la condena de un crimen de odio se lleven a cabo con éxito, dijo la ENAR.

Sanciones más severas

Para combatir el problema, Open Society Justice Initiative pide que se reúna una amplia cantidad de datos sobre la actividad policial en Europa y que "se apliquen explícitamente las normas de no discriminación de la UE a la actividad policial".

"Esto tiene que incluir la inversión de la carga de la prueba, de modo que el Estado esté obligado a asumir el deber positivo de garantizar que sus acciones no sean discriminatorias", explicó Neild.

La ENAR también quiere que los Gobiernos europeos adopten sanciones más severas en los casos de violencia y abuso policial, y que aumenten la diversidad racial y la formación dentro de la policía.

"Un primer paso sería ordenar una revisión pública independiente de la aplicación de la ley para identificar las políticas y prácticas que conducen al racismo institucional dentro de la policía, como se hizo por ejemplo en Reino Unido con la investigación de Stephen Lawrence", dijo Siklossy.