Última hora
This content is not available in your region

El fútbol europeo post-COVID: Vuelven las ligas europeas masculinas de fútbol, pero no las femeninas

Por Lillo Montalto Monella
Un futbolín "inclusivo", masculino y femenino, instalado en el campus Luminy de la Universidad de Aix-Marseille en Marsella.
Un futbolín "inclusivo", masculino y femenino, instalado en el campus Luminy de la Universidad de Aix-Marseille en Marsella.   -   Derechos de autor  GERARD JULIEN/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

En Europa, el fútbol masculino está volviendo a las canchas, pero el femenino no.

Este jueves, España reanuda la Liga, con un derbi entre el Sevilla y el Real Betis. Unos días antes, en Italia se había confirmado la suspensión de la Seria A femenina seis días antes del final, ningún equipo ganará el Scudetto.

Como en otros sectores, también aquí el coronavirus ha agudizado las desigualdades: el Juventus y el AC Milan, de hecho, han sido hasta ahora los únicos dos clubes (de 12) que permiten a los jugadores volver a entrenar.

Pero hay una excepción. En Alemania la Bundesliga está en pleno apogeo, aunque a puerta cerrada, tanto para hombres como para mujeres. También gracias a una colecta entre los equipos masculinos para permitir a los equipos femeninos someterse a las pruebas necesarias para estar en buen estado.

En un estudio inglés sobre las repercusiones del COVID-19 en el fútbol femenino, se pide que los equipos de primera división consideren a "los equipos femeninos como una parte integral de su negocio principal, en lugar de como un negocio separado que puede quedar a la deriva".Adoptando este último enfoque, el fútbol femenino de élite podría involucionar décadas atrás, añade.

Una de las autoras, Stacey Pope, profesora asociada del Departamento de Deportes de la Universidad de Durham, dice a Euronews que "el modelo alemán es positivo. Envía un mensaje muy fuerte a todo el movimiento de fútbol. En el Reino Unido, estamos dando el mensaje opuesto: que vale la pena luchar por el fútbol masculino, mientras que el fútbol femenino es un producto inferior".

Según Pope, el momento no podía ser peor: el movimiento de fútbol femenino había entrado en una "nueva era", con el viento soplando a favor desde la Copa del Mundo de 2019. Ahora la preocupación es que el COVID-19 "pueda golpear el fútbol femenino de manera desproporcionada, y las implicaciones podrían ser catastróficas".

España: no hay propuestas sobre la mesa de negaciones

Como todas las competiciones no profesionales, la Primera División femenina tuvo que interrumpir sus actividades prematuramente, a ocho días del final. El Barcelona se proclamó campeón.

La jugadora del Betis, Priscila Borja, portavoz en la mesa de negociaciones, calificó de "vergonzoso" que ni siquiera hubiera una propuesta significativa para intentar reanudar la liga femenina.

El ministro de Cultura y Deportes, José Manuel Rodríguez Uribes, abrió la posibilidad de revisar la Ley de Deportes que data de 1990. Sobre la base de este texto, solo las ligas profesionales, como las de baloncesto, podrían ser reanudadas.

De derecha a izquierda, escribe la agencia EFE, se pide que la liga femenina adquiera la categoría de profesional lo antes posible.

La Federación Española de Fútbol ha negado cualquier acusación de discriminación, diciendo que las decisiones se tomaron teniendo en cuenta la salud de todos.

Sin embargo, Pope cree que la profesionalización de una liga no es la panacea universal. Véase el caso inglés: profesionales, pero sin volver a la cancha.

"Cuando los equipos femeninos se asocian con los masculinos, si hay problemas económicos, los primeros que sufren recortes son los equipos femeninos. Lo vemos bien en los casos de descenso. Y las jugadoras terminan perdiendo sus trabajos", dice la académica.

El caso italiano: ¿debemos parar o no?

"Había equipos que, mientras entrenaban a los hombres, no podían encontrar un campo para las mujeres. ¿Es eso aceptable? ¿No es discriminación?", preguntó la entrenadora de la selección nacional, Milena Bertolini, entrevistada por el Corriere della Sera. "Para algunos clubes, tener una sección de mujeres es solo una cuestión de imagen."

Luisa Rizzitelli, profesora y presidenta de la Asociación Nacional de Atletas, escribe en el Fatto Quotidiano que la no reanudación del fútbol femenino en Italia es en realidad una elección acertada: clubes como el Pink Bari, tercero en la clasificación, no tienen las mismas posibilidades que los grandes equipos "de cumplir con las obligaciones muy pesadas (y necesarias) de protección de la salud, previstas como condición sine qua non para volver a empezar".

En otras palabras, no había las condiciones para que todos los clubes de la Serie A femenina comenzaran de nuevo como iguales.

Más allá de cualquier lavado de imagen, o de la elección de conveniencia hecha sobre la piel de las atletas, escribe Rizzitelli, se necesitan reformas estructurales para acceder al profesionalismo y para hacer conveniente la inversión en el deporte femenino.

Sin embargo, según Pope, incluso en el fútbol masculino "hay grandes lagunas financieras, el argumento debería aplicarse a ambos. Sin embargo, no se escuchan historias de grandes clubes de hombres que luchan por estar listos para la recuperación".

Reino Unido: sin liga femenina a pesar de ser profesional

Aquí también la Premier League se reanudará el 17 de junio, después de una suspensión de 100 días, mientras que su versión femenina, la FA Women's Super League (WSL), ha sido suspendida ocho días antes del final.

El Chelsea, proclamada campeón, ha decidido donar el premio a la caridad. El Liverpool es uno de los clubes que más ha presionado para volver a jugar: último en la clasificación, el cálculo matemático lo ha condenado al descenso (los seguidores de los Reds esperan consolarse con el tan esperado título de la Premier League, ya que el equipo de Klopp está firmemente en cabeza).

Laurent Cipriani/AP
El equipo femenino del Chelsea, proclamado campeón de Inglaterra, donará el premio a la caridad.Laurent Cipriani/AP

La agencia AP escribe que, incluso en Inglaterra, las estrictas medidas sanitarias impuestas por el Gobierno hacen que la recuperación sea prohibitiva para la WSL. Kelly Simmons, directora de la Asociación de Fútbol Femenino, habló de varios temas más allá del mero costo de las pruebas. La decisión de hacer sonar el triple silbato en la temporada "fue casi unánime", en palabras de Simmons.

La actual temporada fue la segunda temporada profesional de la WSL, la única liga femenina europea que ha superado el amateurismo. Se alentó a los clubes a cumplir con nuevos criterios para su estatus profesional, incluyendo: un mínimo de 16 horas de contacto por semana para las jugadoras; un nivel mínimo de inversión por club; la creación de una academia; juego limpio financiero y un tope salarial.

Sin embargo, WSL todavía no puede obtener beneficios ya que los ingresos por derechos de televisión apenas cubren los costos de producción. La Premier League masculina, recordemos, es una entidad separada y más rica que la FA, de la que depende el fútbol femenino.

Debido a la pandemia, la Asociación de Fútbol se verá obligada a recortar su presupuesto anual en 75 millones de libras esterlinas, pero se ha asegurado de que el fútbol femenino siga recibiendo 7 millones de libras esterlinas sin recortes.

Antes de que la pandemia detuviera todo, WSL estaba disfrutando de un aumento del 17% en la asistencia de público en comparación con el 2016. La temporada había comenzado con casi 25.000 aficionados en Stamford Bridge para el derbi Chelsea-Tottenham. El récord se alcanzó en noviembre con 38.262 espectadores en el Tottenham-Arsenal. La FA también logró vender los derechos de los partidos de WSL a emisoras extranjeras como Sky Mexico y Optus en Australia.

Francia: ambos campeonatos suspendidos

En Francia, los destinos de las dos mejores series de fútbol van de la mano: ambas suspendidas.

El D1 femenino, dominado por el Olympique Lyonnais (OL), equipo en el que juega la ex-Balón de Oro Ada Hegerberg, se proclamó automáticamente campeón por 14ª vez consecutiva al suspenderse la liga 6 días antes de su final.

A pesar de las protestas del propietario del equipo, Jean-Michel Aulas, que pidió la reanudación de los dos campeonatos -tanto el masculino como el femenino- , a pesar de ser consciente del riesgo de que las jugadoras perdieran el título adquirido.

Tal y como están las cosas, la tabla de la liga masculina condena al OL, séptimo, a quedarse fuera de la Liga de Campeones. El PSG se ha proclamado campeón.

La reacción no será la misma que la sufrida por la Ligue 1 masculina, donde hay más dinero, pero corre el riesgo de fragilizar aún más un sector con un modelo económico todavía dependiente de los clubes masculinos, escribe Le Monde.

France Info estima que clubes como el Metz y el Olympique de Marsella, que han invertido recientemente en el sector femenino, quedarán relegados.

Entrevistado por la emisora francesa, Virgile Caillet, delegado general del sindicato Union Sport & Cycle, afirma que "los retos económicos del fútbol masculino son vitales para la supervivencia de los clubes y ligas profesionales. Pero no es así en absoluto en el caso del fútbol femenino, que no tiene los mismos intereses económicos, sobre todo en lo que respecta a los derechos de televisión. Así que no hay "necesidad" de que las mujeres tengan tanta prisa.

La excepción alemana

El campeonato alemán es el que recomenzó en primer lugar, el pasado 29 de mayo. La liga femenina Frauen-Bundesliga pudo reanudar en la misma fecha también gracias a una recaudación impulsada por los clubes masculinos de 2 millones de euros para permitir a los equipos femeninos pudieran pagarse las pruebas del COVID-19 y otros gastos relacionados con la pandemia.

Uno de los problemas para las futbolistas era la necesidad de cumplir siete días de cuarentena antes del inicio del partido. "Muchas jugadoras tienen un trabajo y han tenido que pedir tiempo libre", dijo la defensa del Freiburg y de la selección israelí Sharon Beck a la emisora regional alemana SWR.

El entrenador del Hoffenheim, Jürgen Ehrmann, no participó en el partido contra el Bayern de Múnich porque estaba involucrado en su actividad principal como profesor. "Los estudiantes están haciendo sus exámenes finales, y debido a la situación actual no hay suficientes profesores".

"Tras meses parados, hay millones de aficionados a los que les urge que vuelva el fútbol y que no ven la hora de verlo en la televisión. En Alemania han tenido una mentalidad empresarial desde este punto de vista", concluye Pope.