This content is not available in your region

La contaminación en Europa todavía no ha regresado a los niveles de antes del confinamiento

Access to the comments Comentarios
Por Marta Rodriguez Martinez  con AP
La gente se ejercita en Madrid Río España, el sábado 2 de mayo de 2020.
La gente se ejercita en Madrid Río España, el sábado 2 de mayo de 2020.   -   Derechos de autor  AP Photo/Bernat Armangue

A pesar de que la mayoría de los países europeos llevan ya varias semanas de desescalada y de que los coches vuelven a apoderarse de las carreteras en esta 'nueva normalidad', la contaminación en Europa todavía no ha regresado a los niveles de antes del confinamiento.

Así lo revela el programa de Copernicus de monitoreo de la calidad del aire (CAMS), que concluye que no detecta todavía una clara señal de aumento de los niveles de contaminantes.

Los científicos de Copernicus lo valoran como un dato positivo si se compara con lo que ha sucedido en China, donde las emisiones ya han alcanzado en gran medida los niveles anteriores a la pandemia del coronavirus.

"Entre enero y abril, hemos visto una disminución de contaminantes como el NO2, y en menor medida el PM2,5 y el PM10, en muchas zonas europeas que coincidieron con la introducción de estrictas medidas de confinamiento en esos países debido al COVID-19", comenta Mark Parrington, científico principal de CAMS. "Ahora, esperamos ver algún aumento de nuevo a medida que se aflojen las medidas de confinamiento, pero aún no es evidente en nuestros datos".

Parrington precisa que las fuentes naturales de contaminantes no se han visto afectadas por los confinamientos. "Italia y el sudeste de Europa han estado experimentando episodios de aumento de la contaminación atmosférica debido a las nubes de polvo del Sahara en mayo".

"En Europa, la flexibilización de las medidas de confinamiento parece actualmente cautelosa y progresiva, lo que significa una reducción continua de los desplazamientos y el transporte relacionado con las empresas", añade Vincent-Henri Peuch, Director de CAMS.

Y añade: "esto es muy importante porque algunos de los beneficios para la salud, que hemos experimentado durante el período del confinamiento por la mejora de la contaminación del aire, podrían mantenerse de forma permanente. Ciertos objetivos de reducción de las emisiones contaminantes, que antes podían parecer demasiado ambiciosos o incluso contraproducentes, ahora pueden ser abordados con confianza y respaldados con pruebas".

El mundo redujo sus emisiones diarias de dióxido de carbono en un 17% en el pico del confinamiento de la pandemia, según un nuevo estudio publicado el 19 de mayo en Nature Climate Change.

La mayor caída mundial se produjo entre el 4 y el 9 de abril, cuando el mundo emitió 18,7 millones de toneladas de contaminación de carbono menos que el día de Año Nuevo.

No se han registrado niveles de emisión global tan bajos desde 2006. Pero si el mundo regresa a sus niveles de contaminación pre-COVID rápidamente, la reducción temporal habrá equivalido a "una gota en el océano", dijo la autora principal del estudio, Corinne LeQuere, científica climática de la Universidad de East Anglia.