Última hora
This content is not available in your region

Europa occidental recibe el verano con la primera ola de calor

Temperaturas máximas durante la semana (media)
Temperaturas máximas durante la semana (media)   -   Derechos de autor  Climate Reanalyzer
Tamaño de texto Aa Aa

El verano no ha querido esperar más de unos pocos días para dejarse notar en Europa Occidental, después de que el final de la primavera batiera récords de calor en Siberia, al norte del Círculo Polar Ártico.

Con las fronteras por fin abiertas después de las restricciones para frenar el coronavirus, grandes franjas de Europa occidental experimentarán la primera embestida del calor del verano esta semana, con temperaturas que se espera que suban hasta 10 grados por encima de la media para esta época del año.

Aunque no cumple con los criterios de los meteorólogos para ser considerada una ola de calor en muchas regionas las temperaturas no descenderán de los 20º C por las noches y se superarán ampliamente los 30 º C en casi todo el oeste de Europa.

La mayor anomalía de temperaturas -la diferencia respecto a la media típica de la temporada- tendrá lugar en Escandinavia. Algunas zonas de Suecia podrían alcanzar los 35º C, según recuerda el meteorólogo finlandes Mika Rantanen, que recuerda que este mes de junio va camino de convertirse en el más cálido de la historia o uno de los más cálidos.

Esta semana puede batir algunos récords en los Países Nórdicos.

Más al sur, según Accuweather, "las altas temperaturas de Londres a París, Frankfurt y Berlín promediarán 5-10 grados C por encima de lo normal a mediados de la semana".

"Aunque gran parte de Alemania tuvo un clima cálido los días 12 y 13 de junio, el calor que se avecina podría rivalizar con algunas de las condiciones más cálidas de este año en Gales, Inglaterra, Francia y los Países Bajos. Este es un cambio bastante fuerte desde el reciente clima más frío y, a veces, húmedo", añadió.

La agencia meteorológica francesa, Meteo France, dijo que el "primer pico de calor" del país debería comenzar el lunes con temperaturas particularmente calurosas el miércoles, jueves y viernes.

"A menudo alcanzaremos los 32 a 34°C", dijo en un comunicado, añadiendo que "el umbral de temperaturas muy cálidas (35°C) podría ser superado localmente".

AEMET, la agencia meteorológica española, explicó que "una masa de aire muy caliente" procedente de África, combinada con "condiciones atmosféricas estables" hará subir las temperaturas en la mayor parte de la península y las islas Baleares.

Climate Reanalyzer
Anomalía de temperaturas respecto a la media de la temporada. Los colores cálidos reflejan temperaturas más cálidas.Climate Reanalyzer

En Mallorca, las temperaturas podrían llegar a los 34°C, pero en el continente deberían ser aún más cálidas.

Las temperaturas a lo largo del valle del Ebro, en el noreste, podrían alcanzar los 35 ºC; en el valle del Tajo, en el centro de España, podrían subir hasta los 38 ºC; mientras que en el valle del Guadalquivir, en la región meridional de Andalucía, están entre 40-42 ºC, desencadenando un nivel de alerta naranja.

"Se espera que este episodio de altas temperaturas dure hasta el jueves, cuando es probable que comience un descenso que suavizará las temperaturas al menos hasta el domingo 28", dijo AEMET en un comunicado.

El descenso de las temperaturas podría llegar acompañado de tormentas importantes. Además hay riesgo de "tormentas secas" que, sumadas al calor, son propicias a la creación de incendios.

Olas calor cada vez más frecuentes

"Debido al cambio climático las olas de calor son ya más intensas y serán más fuertes y frecuentes en el futuro. España es además el país más vulnerable de la Unión Europea al cambio climático por lo que debemos empezar a pensar en opciones de mitigación y adaptación e implementarlas cuanto antes en nuestras vidas" según nos explica la doctora en Físicas y meteoróloga de El Tiempo.es Mar Gómez.

El pasado mes de mayo fue el más cálido registrado nunca a nivel global a pesar de la reducción de emisiones por el confinamiento.

El 2019 fue el año más cálido registrado en el Viejo Continente con tres períodos de clima excepcionalmente cálido observados en febrero, junio y julio, según Servicio para el Cambio Climático de la agencia Copernicus y el Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas de Medio Alcance (ECMWF).

Las olas de calor del verano dieron lugar a altas temperaturas que batieron récords.

En Europa, 11 de los últimos 12 años más cálidos se han producido desde el año 2000.

"A nivel mundial, los indicadores climáticos muestran que la media quinquenal más reciente está 1,1ºC por encima de los niveles preindustriales, y en toda Europa está casi 2,0ºC por encima del nivel observado en la segunda mitad del siglo XIX", dijo el ECMWF.

Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, se prevé que en la segunda mitad del siglo XXI se produzcan olas de calor extremas tan fuertes o incluso más fuertes que las observadas en Europa desde el cambio de milenio, "tan a menudo como cada dos años".