Última hora
This content is not available in your region

Cambio climático: Europa se calienta más rápido que la media global, 2019 un año récord

Refrescándose en la plaza Trocadero de París el 25 de julio, que batió el récord de temperatura con 42,6º C
Refrescándose en la plaza Trocadero de París el 25 de julio, que batió el récord de temperatura con 42,6º C   -   Derechos de autor  Rafael Yaghobzadeh/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

A pesar del respiro que estamos dando al planeta durante el confinamiento por la reducción de emisiones contaminantes, el cambio climático no se detiene. El informe sobre el Estado del Clima 2019 que acaba de publicar la agencia europea Copernicus confirma la tendencia al calentamiento del Viejo Continente.

Según el estudio, Europa se calienta a un ritmo más elevado que la media global. "El aumento de temperatura para Europa es de unos 0,9º C mayor que el global y también se ha calentado más rápido que cualquier otro continente en las últimas décadas" dice el informe. Aunque recuerdan que no es insesperado, porque el cambio climático afecta más al hemisferio norte. Aunque " también pueden influir otros factores".

El año 2019 fue el más cálido desde que existen registros en Europa. De hecho 11 de los 12 años más cálidos registrados han tenido lugar en las últimas dos décadas.

El documento preparado por el Servicio para el Cambio Climático advierte también que continúa la tendencia global al aumento de emisiones de gases de efecto invernadero a pesar de los esfuerzos en algunas regiones para frenarlos. Los científicos aseguran que hay que remontar millones de años para encontrar concentraciones parecidas. Según un extenso informe del sitio especializado Carbon Brief, China fue el principal responsable del aumento de las emisiones de CO2, y eso sin contar con las de metano o dióxido de nitrógeno, que también siguen batiendo récords cada año que pasa.

European Union / Copernicus Climate Change Service / ECMWF
Anomalía de temperaturas anuales. La tendencia no deja lugar a dudas.European Union / Copernicus Climate Change Service / ECMWF

Cabe destacar que en el momento en el que se publica el informe el Ártico vive una ola de calor, con temperaturas de 20º C superiores a la media. Además se está cerrando un agujero en la capa de ozono ártica inédito y Europa acaba de vivir el invierno boreal más cálido de su historia y por lo que nada apunta a un cambio en la tendencia en 2020.

El informe de Copérnicus, que se envía todos los líderes europeos para evaluar la tendencia del cambio climático, destaca también el derretimiento récord de la capa de hielo de Groenlandia que tuvo lugar el pasado verano después de las olas de calor extremas -también históricas- que tuvieron lugar en Europa Occidental, a pesar de que por lo demás. Globalmente el verano tuvo temperaturas similares a la media histórica aunque se batieron algunos records mensuales absolutos.

Copernicus ECMWF / Climate Change Service
Anomalía de exposicón solar respecto a la mediaCopernicus ECMWF / Climate Change Service

Uno de los cambios más destacados es el récord de la proporción de horas de sol en Europa occidental, que refleja la poca cobertura de nubes durante el año.

Se trata del año con mayor duración de horas de sol desde que comenzaron los registros en 1983.

La falta de lluvia y el calor provocó importantes problemas en los cultivos alemanes y llevó a muchas zonas de Francia a aplicar restricciones de riego.

El año 2019 ha estado también marcado por un mes de noviembre con precipitaciones cuatro veces superiores a lo habitual en Europa Occidental y sequía y calor en Europa Central y del este.

Fenómenos meteorológicos extremos y emergencia climática

Aunque desde Copernicus explican que es difícil establecer una relación causa-efecto directa entre el calentamiento global y los fenómenos extremos, lo cierto es que el año pasado estuvo marcado por una serie de episodios de récord.

Además de los eventos mencionados en el Ártico y las olas de calor, el año 2019 estuvo marcado por una serie de importantes fenómenos meteorológicos extremos en todo en Continente. Desde las mareas más altas de la historia en Venecia, hasta las inundaciones en el Reino Unido o le destructiva serie de tormentas en España.

En la política climática, gobiernos de toda Europa han declarado el estado de emergencia climática.

España lo hizo mientras se recuperaba del azote de la tormenta Gloria, pero también han aprobado declaraciones similares Italia, Francia, Portugal y numerosas regiones y ciudades.

El Parlamento Europeo declaró la emergencia climática en noviembre, antes de la en general fallida conferencia para el Clima COP-25 de Madrid.

Además la Comisión Europea ha aprobado su 'Green Deal' o Pacto Verde, en el que establece objetivos ambiciosos de reducción de emisiones y una transformación económica.

La presidenta de la Comisión Ursula von der Leyen ha reafirmado su compromiso con el Pacto como la mejor salida a la crisis sin precedentes provocada por la pandemia de coronavirus. Ante el Parlamento Europeo durante un debate sobre la crisis del coronavirus dijo que "a medida que la recuperación mundial avance, el calentamiento global no retrocederá. Los pioneros tendrán una ventaja doble, y dar con los proyectos adecuados para invertir será fundamental".

Copernicus ECMWF
En azul, exceso de precipitaciones respecto a la media de octubre a diciembre de 2019Copernicus ECMWF

La realidad del cambio climático en Europa

Como muestra de que el cambio climático ya no es una amenaza solo en latitudes extremas como los polos y las zonas desérticas, este año 2019 tres reporteros de euronews viajaron por todo el Continente para encontrarse con los primeros refugiados climáticos en Europa.

"En nuestros rodajes en Francia, España, Bosnia y Herzegovina, Alemania y Portugal, hemos encontrado europeos de todas las edades y nivel de ingresos que están de acuerdo en una cosa: el cambio climático es real y ha afectado a sus vidas" explican después de la experiencia.

En la serie "Refugiados Climáticos" los periodistas Marta González, Lillo Montalto y Francisco Márques han visitado a europeos que han tenido que abandonar sus hogares por el fuego, las inundaciones o la subida del nivel del mar.

"Un hecho curioso es que de las personas que entrevistamos, generalmente eran los más viejos los que mejor sabían reconocer los cambios en el clima, básicamente porque lo habían experimentado durante su vida. La moldava Galina Bunescu, de 71 años, nos dijo que la vida era más dura antes, pero que el clima y la cosecha eran mejores y su vecino, el octogenario Ion Sandu, cree que "el mundo se ha roto". Ambos viven en una aldea abandonada hace diez años después de una inundación extrema" comenta Rodríguez.

Según Lillo Montalto el problema de estas migraciones climáticas es que ocurren en silencio, "fuera del radar de la opinión pública, incluso aquí en Europa. En Bosnia y Herzegovina, encontramos pueblos o barrios enteros convertidos en ciudades fantasma. A esos migrantes se les suele poner la etiqueta de refugiados económicos pero el desencadenante que les impulsó a dejar todo atrás fue en realidad un evento meteorológico catastrófico agravado por el cambio climático".

Montalto añade que "Para poner realmente en contexto la crisis climática a la que nos enfrentamos, también es importante reconocer estas consecuencias sociales. Está sucediendo, está sucediendo ahora y esas migraciones serán más comunes en el futuro con el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos".