Verhoyansk, de récord en récord (-68º a 38º)

Verhoyansk, de récord en récord (-68º a 38º)
Derechos de autor Rajesh Kumar Singh/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Derechos de autor Rajesh Kumar Singh/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Por Ana Buil Demur
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Acostumbrada a batir récords de bajas temperaturas, los termómetros han explotado en la ciudad siberiana, que sufre estos días una ola de calor.

PUBLICIDAD

"Bienvenidos a Verhoyansk, el polo del frío", donde estos días se mueren de calor.

Esta ciudad siberiana, en el Círculo Polar Ártico, es una de las más frías del planeta. Pero el cambio climático también ha llegado aquí. Acaba de registrar una temperatura récord de 38 grados centígrados.

Sus 1.300 habitantes están acostumbrados a batir récords, pero en el otro extremo, de hasta menos 68 grados.

"Nos hidratamos mucho, pero las gorras son muy importantes", dice un vecino.

"Es genial, es exactamente lo que necesitamos para el verano", señala otro.

Un "anticiclón oriental"

Las autoridades achacan las altas temperaturas a un "anticiclón oriental". Aunque es habitual llegar a los 30 grados en verano, en esta parte de Siberia, suele ser en julio.

"Cuando hay un anticiclón, el clima es soleado o con algunas nubes. Ahora tenemos el período del solsticio de verano, el sol no desciende, el suelo se calienta constantemente, lo que ha causado este fenómeno", explica Roman Vilfand, director del centro meteorológico de Rusia.

En general, los habitantes de estas ciudades frías agradecen la explosión de los termómetros, aunque solo sea una breve tregua.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Europa occidental recibe el verano con la primera ola de calor

Miles de personas rescatadas de las inundaciones en el sur de Siberia

Nueva vista judicial par el ciudadano estadounidense detenido en Moscú acusado de tráfico de drogas