Última hora
This content is not available in your region

Remdesivir, el primer medicamento recomendado en Europa contra el coronavirus

Sede del laboratorio estadounidense Gilead, fabricante del Remdesivir
Sede del laboratorio estadounidense Gilead, fabricante del Remdesivir   -   Derechos de autor  Ben Margot/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Ni hidroxicloroquina, ni dexametasona. El único medicamento para tratar el COVID-19 que recomienda la Agencia Europea del Medicamento (EMA) es el antiviral Remdesivir, del laboratorio estadounidense Gilead, que ha sido probada en un gigantesco ensayo clínico a nivel mundial.

En un comunicado, la agencia explica que ha emitido una "autorización de puesta condicional en el mercado", lo que significa que se recomienda su uso en una enfermedad para la que no ha sido diseñado inicialmente y que, aunque haya menos datos que los requeridos normalmente, se considera que sus beneficios superan los riesgos para la salud.

Se trata de un mecanismo previsto para situaciones de emergencia como la actual pandemia.

La EMA aprueba el Remdesivir después de un proceso acelerado de revisión de la documentación médica. Su decisión se basa principalmente en el estudio NIAID-ACTT-1, patrocinado por el Instituto Nacional de Salud estadounidense (NIH).

Roger Paredes, director del ensayo clínico en España: de aquí a final de año sabremos tratar el COVID eficazmente

Roger Paredes, Jefe de la Sección de Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, cerca de Barcelona, ha dirigido el estudio clínico de Remdesivir en España y explica a euronews que es una "buena noticia" porque, como dice la EMA, por fin tenemos un tratamiento eficaz y comprobado "que acelera la recuperación de los pacientes en un 30%". Paredes explica que ahora se están analizando los datos de los pacientes hasta el día 28 de la toma del tratamiento, que podría confirmar una reducción de la mortalidad.

"Es el primer medicamento que ha demostrado una efectividad en humanos, además de en laboratorio. La hidroxicloroquina mostró efectividad in vitro pero se vio que este beneficio no se reflejaba en el tratamiento en humanos" explica en entrevista telefónica. "Remdesivir sí ha demostrado eficacia en condiciones reales".

Paredes precisa que Remdesivir no funciona mucho en los dos extremos: en pacientes muy graves o muy leves. "En los que sí que funciona, y funciona muy bien, en pacientes que tienen una neumonía provocada por coronavirus y necesitan oxígeno. Cuando los pacientes tienen que ser conectados a un respirador quiere decir que el paciente ya tiene un fracaso del aparato respiratorio y ya no se observa un efecto beneficioso del Remdesivir".

La dexametasona, que se anunció como el primer medicamento que reduce la mortalidad del COVID-19, sería un complemento, eficaz precisamente en los pacientes más graves que necesitan entrar en reanimación por la "tormenta de citocinas", una reacción exagerada provocada por el sistema inmunitario.

Paredes explica que en este momento están trabajando en el ensayo ACTT-2, que combina el antiviral con baricitinib, un antiinflamatorio. Más adelante se combinará con anticuerpos neutralizantes y otros métodos. "Yo creo que de aquí a final de año tendremos bastante claro cómo tratar a los pacientes de COVID" dice Paredes.

Para uso hospitalario únicamente

Según el comunicado de la EMA el Remdesivir reduce el tiempo de infección de pacientes hospitalizados con síntomas moderados de 15 a 11 días. En los pacientes graves se reduce a 12 días frente a 18, sin embargo no parece ser eficaz para los pacientes que necesitan ventilación mecánica.

El comunicado cita una recuperación de cinco días en pacientes con síntomas leves o moderados, tanto en el grupo que tomó Remdesivir como en el grupo de control al que se administró un placebo.

El Remdesivir se administra por vía intravenosa y sólo en medio hospitalario y con importantes medidas de vigilancia especialmente a las "funciones renales y hepáticas" según la EMA. Además su uso sólo es eficaz en pacientes que necesitan hospitalización por lo que la comercialización solo afecta al medio hospitalario.

Confusión sobre los tratamientos

La decisión de la agencia se añade a la confusión reinante sobre los posibles tratamientos contra el nuevo coronavirus. Muchos científicos defienden el uso de la hidroxicloroquina, que ha ganado popularidad después de que la defendiera el presidente estadounidense Donald Trump.

Más recientemente, un estudio británico todavía sin publicar sostenía que la dexametasona, un esteroide barato y de fácil acceso, reduce la mortalidad, aunque solo es útil para los casos más graves y avanzados.

Algunos científicos como el virólogo francés Didier Raoult, gran defensor de la cloroquina, denuncian intereses de la industria farmacéutica.

Roger Paredes reconoce que los vaivenes con la hidroxicloroquina, como el estudio retirado de la revista The Lancet o las idas y venidas de la Organización Mundial de la Salud retirando los ensayos clínicos, y volviéndolos a aprobar ha sido una gestión que no ha ayudado a la confianza del público. "Es el problema de mezclar política y ciencia" dice.