Última hora
This content is not available in your region

Lo que sabemos sobre la vuelta al confinamiento de dos comarcas de España

euronews_icons_loading
Un miembro de la policía regional catalana Mossos d'Esquadra controla un puesto en la carretera que conduce a Lleida el 4 de julio de 2020.
Un miembro de la policía regional catalana Mossos d'Esquadra controla un puesto en la carretera que conduce a Lleida el 4 de julio de 2020.   -   Derechos de autor  PAU BARRENA/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Alrededor de 290.000 personas han comenzado la semana aisladas en España.

Se trata de las poblaciones de dos comarcas que hasta ahora han representado el mayor retroceso en la desescalada en el país.

Esto es lo que sabemos hasta ahora de estos dos confinamientos:

¿Dónde están las comarcas que han vuelto a confinarse?

A Mariña es una comarca costera situada al noroeste de España en la comunidad autónoma de Galicia y la provincia de Lugo. Tiene una población de cerca de 70.000 personas que permanece aislada desde la medianoche del domingo. Las autoridades regionales han tomado la decisión de volver a confinar a la población al registrar una aceleración en el número de casos que alcanzaron los 106 positivos.

La segunda comarca en cuarentena es la del Segrià, situada en Cataluña y con capital en la ciudad de Lleida, la principal urbe española que ha vuelto a ser aislada hasta el momento. El pasado viernes, el Gobierno de Cataluña advirtió a sus aproximadamente 210.000 habitantes que tenían 16 horas antes del cierre de la comarca. El motivo fue también una aceleración en el número de contagios que alcanzaron los 155 positivos.

¿En qué consiste este nuevo confinamiento?

Por ahora, ninguna de las dos comarcas ha impuesto un confinamiento domiciliario, pero sus habitantes tienen restringida la libertad de movimiento.

En ambas, no se puede salir o entrar si no es por motivos laborales, de actividad económica o de fuerza mayor.

Además de limitar los desplazamientos, se ha hecho obligatorio el uso de mascarillas y se ha limitado a 10 el número de personas que se puede reunir.

En El Segrià, se han restringido las visitas a las residencias de ancianos y en A Mariña, una zona muy turística, el aforo de los restaurantes y bares ha vuelto a limitarse al 50%.

Las autoridades regionales de ambas comarcas no creen que se necesite volver a confinar a los ciudadanos en sus domicilios, pero no lo descartan si los brotes se descontrolan.

"Se ha hablado de ello, espero que no lleguemos a este punto, si las cosas no van a mejor puede pasar cualquier cosa", dijo Joan Talarn, presidente de la Diputación de Lleida, en una entrevista con la cadena de radio española La Ser.

¿Cuánto va a durar este nuevo confinamiento?

En A Mariña, se ha declarado un cierre de cinco días hasta el viernes, que se puede prorrogar si las cifras de contagio no mejoran.

"Si vemos que la evolución es favorable se podía levantar, pero sino lógicamente la idea es continuar", explicó el consejero de Salud de Galicia, Jesús Vázquez Almuiña, también a la cadena La Ser. "Lo que queremos es frenar como decía anteriormente el incremento de casos".

En El Segrià, por su parte, se han declarado 15 días de cuarentena, también prorrogables.

AP Photo
Un miembro del equipo de salud que lleva un traje protector contra el coronavirus entra en una casa en A Mariña, cerca de Lugo, al noroeste de España, el domingo 5 de julio deAP Photo

¿Dónde se encuentra el origen de los nuevos brotes?

El presidente de la Xunta de Galicia Alberto Núñez Feijóo situó el foco del brote en A Mariña en "dos o tres" bares del puerto de Burela, una de las localidades más turísticas de la zona. Un nuevo golpe que se suma a la ya difícil situación que atraviesa este año este sector.

"Vamos a vivir una época muy dura, pero hay que tirar para adelante porque lo más importante es la salud y frenar el brote para que no haya más contagios", dijo Noelia Fraga, directora del hotel Nordés en esa localidad a la Voz de Galicia.

En medio de este retroceso en la desescalada, Galicia afronta unas elecciones regionales previstas para el próximo 12 de julio, que originalmente tenían que haber tenido lugar en abril.

“Desde el punto de vista sanitario, no hay ningún problema ir a votar”, aseguró Jesús Vázquez Almuiña, quien dijo que votar es más seguro que las actividades y desplazamientos que han restringido.

En el Seigrà, el repunte ha puesto el foco en la vulnerabilidad al nuevo coronavirus fruto de la precariedad laboral y la pobreza.

Los nuevos brotes en la comarca han coincidido con la época de recolección de la fruta en la comarca que este año atrajo a 30.000 personas en busca de trabajo temporal, convirtiéndose en vector de contagio del exterior.

"Estamos en época de recolección de la fruta y esto significa que tenemos mucha gente en muchos pueblos", explicó el presidente de la Diputación de Lleida Joan Talarn. "A veces pueblos de 2.000 habitantes en estos momentos han superado más de la mitad de la gente que tienen y están a 4.000 o 4.500 habitantes".

AP Photo/Emilio Morenatti
Migrantes que buscan trabajo estacional en la cosecha de fruta, duermen en el suelo en una plaza de Lleida, España, el jueves 2 de julio de 2020.AP Photo/Emilio Morenatti

"Un fuerte componente social"

Muchas de estas personas son migrantes sin papeles que se han visto obligados a dormir en la calle. "Gente que no puede trabajar porque ya tenemos suficiente mano de obra", añade Talarn, quien ha pedido al Gobierno español que regularice la situación de estos migrantes para que puedan acceder legalmente a los puestos de trabajo.

Se trata de una situación que ya se ha repetido en otros puntos de España durante la cosecha hortofrutícula o en los mataderos en Alemania, el hacinamiento y las difíciles condiciones de vida de estos trabajadores precarios han acabado creando focos de contagio.

A unos 30 kilómetros de Lleida, en Fraga, donde las plantas de procesamiento de frutas salpican las tierras de cultivo circundantes, se registraron 360 infecciones en las dos últimas semanas.

"Sabemos que la crisis sanitaria a la que nos enfrentamos en toda Lleida tiene también un fuerte componente social", dijo el sábado la jefa de Sanidad de la comarca, Alba Vergés, sobre los trabajadores del campo después de que su Gobierno cerrara la comarca.

AP Photo/Emilio Morenatti
Biram Fall, migrante de 52 años de edad de Senegal espera un autobús en Alcarraz, para ir a Lleida, España, el jueves 2 de julio de 2020.AP Photo/Emilio Morenatti

"Nos dejan dormir en las calles, nos tratan como si fuéramos perros callejeros", dice Biram Fall, un migrante senegalés de 52 años a AP. "¿Alguien cree que el virus no puede atravesar la piel negra? ¿Que sólo infecta a los blancos?"