Última hora
This content is not available in your region

Separadas unas siamesas unidas por el cráneo

euronews_icons_loading
Separadas unas siamesas unidas por el cráneo
Derechos de autor  AP/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Ervina y Prefina, dos hermanas de 2 años, han sido intervenidas con éxito. Ha sido una compleja operación en el hospital pediátrico romano Ni´ño Jesús del Vaticano.

Un mes después de esta complicada intervención, las dos niñas están bien y el personal del hospital pudo dedicarles a ellas y a la madre una fiesta de cumpleaños.

La operación tuvo lugar el pasado 5 de junio y duró dieciocho horas. Fueron necesarios treinta médicos y sanitarios capitaneados por el neurocirujano pediátrico Carlo Marras.

Una operación que para el doctor Marras ha sido extremadamente compleja_"Los dos niños compartían no solo parte de piel y del cráneo, sino también importantes estructuras vasculares, lo que llamamos anatomía de los senos venosos. La sangre pasa del cerebro al corazón a través de estas estructuras, y obviamente si estos sistemas no funcionan como deberían, tendríamos problemas y eso convertiría todo en un desastre médicos. Cuando se produjo el momento mágico de la separación, todos nosotros en el quirófano nos sentimos conmovidos. Fue una experiencia, no solo profesional, sino sobre todo humana".
_

El primer paso fue la reconstrucción tridimensional del cráneo de las siamesas: optaron por proceder en tres fases para reacondicionar dos sistemas circulatorios independientes.

La primera intervención tuvo lugar en mayo de 2019. Al mes siguiente se llevó a cabo la segunda operación y la separación definitiva de las niñas fue el mes pasado.

La operación concluyó con éxito; un mes después, el sistema venoso funciona correctamente.

Los médicos utilizaron un sistema de espejos para que las dos niñas pudieran verse y reconocerse antes de la separación.

Los gemelas celebraron su segundo cumpleaños con su madre,

Es la cuarta pareja siamesa separada con exito con éxito en el mismo hospital.

Solo hay un caso de siameses unidos por la cabeza en cada dos millones y medio de nacimientos vivos.

En los últimos 20 años, solo dos casos como este éxito se han registrado en Europa, ambos en Londres, pero con características diferentes a las de las hermanas centroafricanas.