Última hora
This content is not available in your region

Una propuesta para calmar a los países "frugales" y salvar el Plan de Recuperación

euronews_icons_loading
AP / Francois Lenoir
AP / Francois Lenoir   -   Derechos de autor  De izquierda a derecha, el canciller austriaco Sebastian Kurz, el presidente francés Emmanuel Macron, el primer ministro luxemburgués Xavier Bettel y el presidente del Consejo Europeo Charles Michel hablan durante la cumbre de la UE en Bruselas (18/07/20)
Tamaño de texto Aa Aa

La segunda jornada de la cumbre europea ha arrancado con una nueva propuesta sobre la mesa.

Un punto de partida para tratar de superar las grandes diferencias que todavía separan a los líderes europeos en su búsqueda de un Plan de Recuperación para la economía.

El día ha empezado con una reunión en la que ha participado el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y en la que también estaban presentes Francia, Alemania, Italia y Holanda.

Según la nueva propuesta, se mantiene la cuantía del plan franco-aleman: 750.000 millones de euros. Pero disminuye en 50.000 millones la partida que se entregaría en forma de transferencias para aumentar la de los créditos.

También prevé aumentar el "cheque" que reciben los contribuyentes netos al presupuesto comunitario.

Está por ver si bastará para calmar los ánimos de los "cuatro frugales". El canciller austríaco, Sebastian Kurz, insiste en que se debe evitar un endeudamiento comunitario a largo plazo. Afirma que "quieren mostrarse solidaridarios", pero recuerda que su deber es defender los intereses de los contribuyentes austríacos.

El primer ministro holandés insiste por su parte en que las ayudas se deben condicionar a la introducción de reformas y hace alusión a la necesidad de trabajar en el ámbito del mercado laboral y las pensiones.

España rechaza esta condicionalidad y sobretodo considera "inaceptable" que los planes para recibir los fondos deban ser aprobados por unanimidad. Italia afirma incluso que es "incompatible con los Tratados". Ahora, la nueva propuesta habla de crear un mecanismo de emergencia para frenar la entrega de ayudas en caso de que un país no cumpla con las reformas prometidas

Para tratar de compensar a los países del sur, el texto también prevé aumentar las transferencias incluidas en el Mecanismo de Recuperación y Resilencia que pasan de 310.000 millones de euros a 350.000 millones.

Nadie se atreve a predecir cuándo terminará esta durísima negociación de la que depende, en buena medida, el futuro de la Unión Europea. Pero el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, se ha mostrado optimista a través de un tuit. El sol ha vuelto a Bruselas...