Última hora
This content is not available in your region

Satisfacción y reparos ante los nuevos equilibrios de poder: las reacciones al acuerdo de la UE

Por Marta Rodriguez Martinez
Satisfacción y reparos ante los nuevos equilibrios de poder: las reacciones al acuerdo de la UE
Derechos de autor  John Thys/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

La cumbre europea más larga de la última década ha llegado a un acuerdo que parece satisfacer a la mayor parte del territorio de la Unión Europea (UE).

Así lo manifiestan los titulares de los principales periódicos europeos, desde Francia hasta Hungría, que lo califican de "histórico" y "éxito" y citan más ganadores que perdedores, aunque también se fijan en la letra pequeña del acuerdo.

Para hacer frente a la recesión más profunda de su historia, la UE creará un fondo para el coronavirus de 750.000 millones de euros, basado en parte en préstamos comunes, que se entregará en forma de préstamos y subvenciones a los Estados miembros más afectados. Esto se suma a un presupuesto de la UE de siete años, de 1.074 billones de euros.

La novedad del acuerdo radica en el hecho de que, por primera vez, la Comisión Europea puede pedir prestado en los mercados internacionales para luego transferir los fondos a los Estados miembros que lo necesiten, dijo Alessandro Leipold, economista jefe del Consejo de Lisboa y exfuncionario de alto nivel del Fondo Monetario Internacional.

"Esto es realmente una muestra de solidaridad y algo que era completamente impensable antes de COVID-19. Así que es innovador en ese sentido", dijo Leipold.

Sin embargo, el camino hacia el consenso estaba lejos de ser fácil, y se postergó cuatro días y noches de disputas sobre el dinero y la soberanía.

Euronews ha hecho un repaso de las reacciones de los principales medios europeos.

Una "oportunidad única"

El presidente del Gobierno de España resumió el pacto como "una de las páginas más brillantes de la historia de Europa".

"Por primera vez en su historia, el club se endeudará para financiar un estímulo económico", escribe el diario español El País.

En un artículo de opinión del mismo periódico, el economista José Moisés Martín dice que España sale como uno de los países más beneficiados por el acuerdo, a pesar de volver con menos dinero del que se planteaba en un primer momento.

Martín escribe que los 140 mil millones de euros de los que España dispondrá son una "oportunidad única" para generar "el impulso inversor y reformista que necesitamos".

El Confidencial afirma que el histórico acuerdo alcanzado por el Consejo Europeo abre la puerta a una nueva y más cohesionada UE para abordar las crisis en bloque, pero recuerda que también hay una "letra pequeña" que es "tan relevante como las grandes cifras" y cita la condicionalidad, las reformas y la inversión.

Para el ABC, la oportunidad puede tornarse en un complicado compromiso y se centra en la implicaciones para la administración de Sánchez. "Parece casi seguro que Sánchez tendrá que acometer, le guste o no, reformas tan temidas como necesarias.", escribe su columnista Juan Carlos Girauta.

Victoria para Hungría, Polonia y Holanda

El presidente de Francia Emmanuel Macron también calificó el acuerdo como un "día histórico para Europa".

Pero el diario francés Le Monde apunta a Hungría y Polonia como los que más tienen que celebrar el acuerdo. "Se negoció un compromiso ambiguo sobre el respeto del estado de derecho, dejando la puerta abierta a la interpretación".

Le Figaro concuerda y dice que el plan perdió parte de su poder en la parte monetaria, pero también en el respeto de la ley en lo que respecta a Hungría y Polonia y en las cuestiones climáticas.

Así lo valoran triunfalmente los medios progubernamentales húngaros, como Origo que escribe "Hungría y Polonia defendieron su orgullo nacional" y califica el acuerdo de éxito.

Entre los vencedores, Le Figaro también cita al primer ministro de Holanda Mark Rutt y los otros conocidos como países frugales, que incluyen Suecia, Dinamarca, Austria, y Finlandia, que han conseguido que el dinero pueda ser recuperado si el plan nacional es demasiado lento o insatisfactorio

Francia gana un poco de dinero en comparación con el plan original, concluye este diario francés.

El clima, el estado de derecho y von der Leyen, víctimas del acuerdo

A pesar de que en Italia también se ha felicitado el acuerdo, el primer ministro Giuseppe Conte ha dicho que se ha protegido la dignidad de los italianos y el país vuelve con 209 mil millones, el periódico Il Foglio encuentra otros aspectos perdedores.

"El estado de derecho fue totalmente sacrificado en el altar del acuerdo, escribe su corresponsal David Carretta. "Se ha invitado a la Comisión a que presente un mecanismo que prevea el voto por mayoría, pero, de hecho, se encontrará sin dientes para morder a Hungría o Polonia".

Carretta también considera que el clima sale mal parado en este acuerdo "con una condicionalidad diluida en el objetivo de la neutralidad climática para 2050".

Pero la gran perdedora para este corresponsal es la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, "que prácticamente desapareció durante las negociaciones" y "se encontrará ahora con mucho menos dinero para llevar a cabo su agenda".

Un nuevo balance de poderes

Para el periódico austriaco Wiener Zeitung, lo que ya está claro es que el equilibrio de poder dentro de la UE ha cambiado debido a que el desafío de un grupo cerrado de pequeños estados ha frenado el motor germano-francés.

Con este grupo de países en rebelión se refiere a los frugales y los estados del Visegrado.

"En lo que respecta al funcionamiento interno de la Unión Europea, un nuevo viento sopla al menos desde esta histórica cumbre de la UE", concluye.

El periódico suizo NZZ, por su parte compara la actitud de Holanda en las negociaciones con la del Reino Unido antes que dejara la Unión Europea.

"Ahí están de nuevo, los británicos. Aunque se han reducido a una población de 17 millones de habitantes, conducen por el lado derecho de la carretera y hablan holandés. Pero han dominado el papel del hombre del saco, que se está haciendo impopular en la mesa de negociaciones de Bruselas", escribe el diario.