Última hora
This content is not available in your region

¿Ha funcionado la estrategia de medidas blandas de Suecia frente al coronavirus?

El epidemiólogo jefe sueco Anders Tegnell durante una rueda de prensa sobre el coronavirus, en Estocolmo, Suecia, el jueves 23 de julio de 2020.
El epidemiólogo jefe sueco Anders Tegnell durante una rueda de prensa sobre el coronavirus, en Estocolmo, Suecia, el jueves 23 de julio de 2020.   -   Derechos de autor  Stina Stjernkvist/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Desde el inicio de la pandemia, Suecia decidió tomar un enfoque totalmente diferente a sus vecinos nórdicos en el intento de contener la propagación del nuevo coronavirus.

La estrategia sueca permitió que la gente siguiera viviendo en gran medida con normalidad. Las tiendas y restaurantes permanecieron abiertos, al igual que muchas escuelas.

En resumen, los suecos vivieron las medidas más laxas de contención, cuando el resto de Europa afrontaba un confinamiento más o menos estricto.

Con una cifra de 5.700 muertos por COVID-19, la tasa de mortalidad de Suecia por esta enfermedad es ahora alrededor de un cuarto más alta que la de los Estados Unidos, cuando se ajusta al tamaño de la población.

Sin embargo, las autoridades insisten en que el número de muertes ha disminuido considerablemente en las últimas semanas.

"De hecho, hemos visto una clara tendencia a la baja en el número de pacientes en cuidados intensivos y también en el número de muertes desde mediados de abril", dijo Anna Mia Ekström, profesora clínica de epidemiología de enfermedades infecciosas globales en el Instituto Karolinksa de Estocolmo.

A principios de mes, el número de pacientes con coronavirus en un hospital de la capital había caído por debajo de 100 por primera vez desde principios de marzo, según el medio de comunicación sueco The Local.

"Ahora vemos una o dos muertes al día y muy pocas personas ingresadas en la UCI (unidades de cuidados intensivos)", dijo Jan Albert, profesor de control de enfermedades infecciosas en el Instituto Karolinska.

"Estamos mucho mejor ahora que en abril", dijo a Euronews.

Su colega Ekström dijo que con las vacaciones de verano, hay menos gente en el trabajo o en el transporte público, y están pasando más tiempo al aire libre, por lo que el virus está encontrando menos oportunidades de propagarse.

¿Está Suecia cerca de alcanzar la inmunidad colectiva?

No lo sabemos en este momento. Los científicos todavía están tratando de averiguar si la inmunidad rebaño del nuevo coronavirus puede ser alcanzada y por cuánto tiempo.

Ekström señaló que el número de reproducción de la epidemia - o número R, que mide el número promedio de personas a las que una persona infectada transmitirá el virus - ha disminuido en Suecia a alrededor de 0,6, lo que significa que la transmisión está disminuyendo.

Mientras tanto, el número de personas con anticuerpos contra el nuevo coronavirus está aumentando.

Los datos publicados por la agencia de Salud Pública de Suecia en junio mostraron que alrededor del 10% de las personas en Estocolmo - la zona más afectada de la nación - habían desarrollado anticuerpos contra el COVID-19, más que en cualquier otro lugar del país.

Un estudio reciente del Instituto Karolinska también sugiere que las personas que dan negativo en las pruebas de anticuerpos contra el coronavirus todavía pueden tener cierta inmunidad, a través de células T específicas que identifican y destruyen las células infectadas.

Aún así, si Suecia está en camino de tener una mayor inmunidad al nuevo coronavirus que otros países, sigue siendo una gran interrogante en esta etapa, dice Albert del Instituto Karolinska.

"Hay tantos factores desconocidos sobre cuántos desarrollan realmente anticuerpos y otros tipos de respuestas inmunológicas después de pasar por la enfermedad, y cuántos se necesitarán para tener la enfermedad a fin de ver la inmunidad de rebaño", explicó.

"Sabemos que hemos tenido más casos en Suecia que, por ejemplo, en Noruega y Dinamarca y Finlandia, nuestros países vecinos, muchos más. Pero si eso significa que estamos en camino a la inmunidad de grupo es una gran incógnita".

Por ahora, el enfoque de Suecia para enfrentar la pandemia de coronavirus ha llamado la atención y las críticas de todo el mundo.

También ha influido en los índices de popularidad del primer ministro sueco, Stefan Lofven, quien anunció el mes pasado una investigación sobre la gestión del brote de coronavirus por parte del Gobierno.