Última hora
This content is not available in your region

Suecia admite errores en su estrategia frente a la pandemia de coronavirus

El epidemiólogo Anders Tegnell de la Agencia de Salud Pública de Suecia habla durante una conferencia de prensa sobre una actualización diaria de la situación del coronavirus
El epidemiólogo Anders Tegnell de la Agencia de Salud Pública de Suecia habla durante una conferencia de prensa sobre una actualización diaria de la situación del coronavirus   -   Derechos de autor  Anders Wiklund/ANDERS WIKLUND
Tamaño de texto Aa Aa

El arquitecto de la estrategia de Suecia frente al coronavirus admitió el miércoles que se podría haber manejado mejor la crisis.

"Creo que hay un potencial de mejora en lo que hemos hecho en Suecia, muy claro", dijo el miércoles Anders Tegnell, el principal epidemiólogo de Suecia.

El país escandinavo impuso uno de los confinamientos más laxos del mundo. Se promovió el distanciamiento social y se prohibieron las grandes reuniones, pero se mantuvieron abiertos bares y restaurantes durante todo el tiempo.

Según las últimas estadísticas, el país escandinavo tiene la quinta tasa de mortalidad per cápita más alta del mundo por coronavirus. Suecia ha reportado 4.468 muertes por COVID-19, una cifra mucho más alta que la de otros países nórdicos. Dinamarca tiene 580 muertes, Finlandia 320 y Noruega 237, según las cifras de la Universidad Johns Hopkins.

Esta tasa de mortalidad fue descrita por Tegnell como "demasiado" alta.

"Si nos volviéramos a encontrar con la misma enfermedad, sabiendo precisamente lo que sabemos hoy en día sobre ella, creo que nos conformaríamos con hacer algo entre lo que hizo Suecia y lo que ha hecho el resto del mundo", dijo.

"Sería bueno saber con más precisión qué deberíamos hacer para detener la propagación de la enfermedad", añadió.

Tegnell y las autoridades suecas fueron criticadas por no tomar suficientes medidas para proteger a los ancianos y las residencias de personas mayores.

"No había ninguna estrategia para los ancianos", criticó la anterior epidemióloga estatal de Suecia, Annika Linde. "No entiendo cómo pudieron plantarse ahí y decir que la preparación era buena cuando en realidad es pésima".

Las autoridades suecas han repetido en los medios de comunicación que la lucha contra el coronavirus es "un maratón, no un sprint".

"Tal vez sabemos que ahora, cuando se empiecen a suavizar las medidas, podríamos obtener algún tipo de lección sobre qué más, además de lo que hicimos, se podría hacer sin un confinamiento total", dijo Tegnell.

A pesar de no haber tomado medidas más estrictas de cuarentena, el país también ha sufrido económicamente la pandemia: más de 76.000 personas han sido despedidas y el desempleo se encuentra actualmente en el 7,9%, con estimaciones que esperan que aumente.

Sus vecinos escandinavos han decidido castigar el modelo de confinamiento sueco.

Noruega y Dinamarca dijeron la semana pasada que estaban levantando los controles fronterizos pero que seguirían controlando a los viajeros de Suecia.

Además Dinamarca dijo que reabrirá su frontera a los ciudadanos alemanes, noruegos e islandeses a partir de julio, pero que, a pesar de tener un puente que conecta directamente con Suecia, la decisión de reabrir su frontera a los suecos se pospondrá hasta después del verano.