Última hora
This content is not available in your region

"Ví todo destruido, me senté ante el piano y empecé a tocar"

Access to the comments Comentarios
Por euronews con AFP
euronews_icons_loading
May Melki tocando el piano en su casa de Beirut tras la explosión
May Melki tocando el piano en su casa de Beirut tras la explosión   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Entre los escombros, suena la música de un piano. La canción tradicional "no es más que un hasta luego" se eleva en esta casa de Beirut destruída por la devastadora explosión del martes como otros 300.000 hogares.

La destrucción de la ciudad parece reabrir las heridas de la guerra civil que aún no han cicatrizado en este país, 30 años después del final de la sangrienta contienda que duró 15 años terminándose en 1990.

"Tocando el piano, con mi música, estaba en otro mundo"

Frente a esta nueva tragedia que hiere a los libaneses, esta señora de 78 años, May Melki, nos dice que la vida sigue. la música también ....que ayuda a aliviar las penas... o a expresarlas como ella misma ha confesado: "cuando llegué a mi casa y ví todo destruido me dije no puedo hacer nada, me sentí totalmente abatida, entonces fui hacia el piano, me senté y empecé a tocar; mientras estaba tocando llegaron vecinos y amigos que empezaron a limpiar y a ordenar; yo estaba en otro mundo, con mi música".

Esta catástrofe trae amargos recuerdos a May Melki. "En los años 90 hubo otra increíble explosión y me sentí igualmente abatida, pensando que nunca podríamos recuperar las cosas perdidas y que no podríamos salir adelante; entonces mi marido se acercó a mí, me tomó una mano y me dijo "May, empezamos este camino juntos y lo terminaremos juntos".

"El Líbano se levantará"

Y este mismo mensaje es el que May lanza ahora al pueblo libanés: "esto nos puede ocurrir una, dos y hasta tres veces en el Líbano, y a cada vez nos levantaremos y esta vez el Líbano también se levantará".

El vídeo fue grabado por su hija Hoda Melki para mandárselo a sus dos hijas que viven y trabajan en el extranjero, para que vieran como estaba la casa y como estaba su abuela quien les transmitía sus emociones con un lenguaje universal: la música.