Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: Un estudio busca volver a dar vida a los conciertos

Instantánea de un concierto antes de la pandemia
Instantánea de un concierto antes de la pandemia   -   Derechos de autor  Owen Sweeney/Owen Sweeney/Invision/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Una universidad alemana busca voluntarios para participar en un estudio destinado a volver a retomar los conciertos.

La pandemia de coronavirus puso fin a los eventos deportivos y culturales debido al riesgo de transmisión en grandes multitudes. Los investigadores de la Universidad de Halle quieren simular diferentes formas de reunir a grandes grupos de personas para ver cómo se podrían realizar estos eventos sin poner en riesgo la salud de la población.

La universidad busca hasta 4.200 voluntarios para ver un concierto del cantautor Tim Bendzko el 22 de agosto. Está buscando probar tres escenarios diferentes para ver qué precauciones de seguridad son las más adecuadas cuando se realicen eventos en interiores en el futuro.

Con el nombre de "Restart-19", el estudio ha organizado un concierto gratuito de la estrella alemana para los participantes en el Leipziger Arena. Se espera que los asistentes al concierto se comporten de la manera más "realista" posible para que los investigadores registren los patrones de movimiento y contacto.

Los participantes serán examinados para COVID-19 antes de las 24 horas previas al concierto y justo antes del concierto.

A cada uno de ellos se les dará un rastreador que mide su distancia de los otros participantes, explicaba el investigador jefe Stefan Moritzin a la estación de radio pública alemana MDR Jump.

Se instalarán 50 sensores adicionales en el lugar del concierto para identificar los puntos de contacto. A todos los asistentes al concierto se les pedirá que utilicen un desinfectante de manos fluorescente para su propia protección, pero también para que los científicos puedan ver las zonas que las personas tocan a menudo bajo la luz ultravioleta.

Los primeros escenarios se asemejarán a los eventos tal y como eran antes, con los miembros del público entrando en el edificio a través de dos puertas y tomando sus asientos. En el segundo escenario, la multitud usará ocho entradas para entrar en la arena y cada segundo asiento estará tapado.

Sólo 2.000 espectadores participarán en el tercer escenario - el lugar tiene una capacidad de 12.000 - y se observará una distancia social de 1,5m cuando se sienten las personas.

Los esperan publicar sus conclusiones a principios de octubre. Casi 2.000 voluntarios se habían registrado para el concierto gratuito en el momento de la publicación. El período de registro termina el 16 de agosto.