Última hora
This content is not available in your region

¿Ayuda el humo del tabaco a contagiar la COVID-19?

Un hombre fuma quitándose la mascarilla en España
Un hombre fuma quitándose la mascarilla en España   -   Derechos de autor  Alvaro Barrientos/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

No hay evidencias científicas de que el humo del tabaco ayude a transmitir el coronavirus. Sin embargo, los expertos coinciden: La medida tomada en Galicia parece adecuada. Así lo explica Sonia Zúñiga, investigadora en el Laboratorio de Coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, que mantiene que desde el punto de vista científico, se trata de una medida lógica.

La explicación es sencilla, pese a que no está demostrado por estudios concretos que el humo del tabaco disperse más las gotas de saliva que contienen coronavirus, al exhalar ese humo, las moléculas salen al exterior con más fuerza que cuando respiramos con normalidad. “No es por el hecho de que las transporte el humo, sino por ser una actividad con la que se expulsan más gotitas”, cuenta Zúñiga, que compara la expulsión del humo del tabaco con acciones como hablar alto. Afirma, además, que un fumador se lleva la mano a la boca cada vez que da una calada, algo que también conlleva riesgo de contagio.

“Es verdad que en el espacio abierto es más difícil [contagiarse], pero es porque hay más distancia”, continúa la investigadora dando sentido así a la prohibición impuesta en Galicia y Canarias.

Con este diagnóstico coinciden también expertos de la Asociación Española de Epidemiología. La institución recomendaba en julio que playas, terrazas y espectáculos al aire libre empezaran a considerarse espacios sin humo. El texto denunciaba entonces el incumplimiento de la normativa antitabaco por parte de muchos establecimientos con terrazas semicerradas en los que sí se permite fumar.

  • La postura de la Organización Mundial de la Salud

También la Organización Mundial de la Salud advierte de los problemas del tabaco de cara a la COVID-19. Sin embargo, aunque la OMS sí menciona los problemas derivados del tabaquismo para quien padezca la enfermedad, no afirma que exista más riesgo de contagio por la propagación del virus en el humo del tabaco.

Como Zúñiga, desde la OMS advierten del peligro que conlleva para los fumadores llevarse la mano a la boca repetidamente a lo largo del día o intercambiar utensilios para fumar. Así, en uno de los informes publicados por la organización, se podía leer: "Los dedos están en contacto con los labios... y los productos para fumar, como las pipas de agua, a menudo implican compartir boquillas y mangueras, lo que podría facilitar la transmisión de COVID-19 en entornos comunitarios y sociales".

Galicia fue la primera región en Europa en prohibir fumar en todos los espacios públicos siempre y cuando no se pueda asegurar la distancia de seguridad. Este jueves Canarias se sumaba a esta prohibición mientras otras regiones de España debaten sobre la medida.