Última hora
This content is not available in your region

Asombro y pasmo ante el amago de 'toma' del Reichstag por ultraderechistas

euronews_icons_loading
Agentes de policía alejan a una multitud de manifestantes de la plaza 'Platz der Republik' frente al edificio del Reichstag durante una manifestación, el sábado 29 de agosto.
Agentes de policía alejan a una multitud de manifestantes de la plaza 'Platz der Republik' frente al edificio del Reichstag durante una manifestación, el sábado 29 de agosto.   -   Derechos de autor  Christoph Soeder/dpa via AP
Tamaño de texto Aa Aa

No salen de su asombro. Policías de Berlín investigan el amago de "toma" del Reichstag que llevaron a cabo, el sábado, decenas de ultraderechistas. Los hechos tuvieron lugar tras una marcha contra las restricciones por la pandemia de coronavirus, que reunió a unas 38.000 personas en la capital alemana.

La imagen de militantes de la derecha radical, algunos de los cuales llevaban banderas anticonstitucionales y símbolos nazis, en la escalinata de la sede parlamentaria ha causado estupor en el Gobierno alemán.

La intención de "tomar" la sede parlamentaria había sido anunciada a través de redes sociales días antes de que se produjera la manifestación.

A lo largo de la jornada de movilización contra las restricciones se produjeron unas 300 detenciones, en su mayoría de ultraderechistas.

La policía de Berlín comenzó las detenciones después de que los manifestantes no respetaran la distancia social y se negaran a llevar mascarillas.

Algunos manifestantes agitaron banderas alemanas y gritaron "¡Merkel debe irse!", un cántico a menudo utilizado por el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD).

Kay Nietfeld/ dpa vía AP
Los manifestantes tenían carteles con fotos de la canciller Angela Merkel, en los que se leía "culpable".Kay Nietfeld/ dpa vía AP

El núcleo de sus protestas lo formaban seguidores del movimiento "identitario" de los Reichburger, conocidos como 'ciudadanos del Reich', que no reconocen a la República Federal de Alemania y rechazan su orden jurídico.

Varios llevaban la bandera del Reich alemán que se utilizó hasta 1919.

"Ver las banderas del Imperio frente al Parlamento es vergonzoso", tuiteó el Ministro de Asuntos Exteriores Heiko Maas.

La protesta terminó sólo unas horas antes de comenzar.

"Desafortunadamente, no tenemos otra opción", dijo la policía de Berlín en Twitter. "Todas las medidas tomadas hasta ahora no han conducido al cumplimiento de las condiciones".

"Estamos aquí para decir: ¡tenemos que ser cuidadosos! Crisis del coronavirus o no, debemos defender nuestras libertades", dijo Christina Holz, una estudiante de 22 años, a la AFP.

Kay Nietfeld/DPA via AP
La policía detuvo al chef vegetariano Attila Hildmann durante una manifestación contra las medidas de COVID-19, en Berlín, Alemania, el sábado 29 de agosto de 2020.Kay Nietfeld/DPA via AP

Las autoridades políticas han reaccionado con contundencia ante un suceso que consideran grave.

"El edificio del Reichstag es el centro simbólico de nuestra democracia", apuntaba el ministro del Interior Horst Seehofer. "Es intolerable que lo usen extremistas caóticos para sus fines"

El edificio del parlamento, donde se reúnen los diputados alemanes, fue incendiado por los nazis en 1933 en un acto destinado a destruir lo que quedaba de la democracia alemana entre las dos Guerras Mundiales.

"La pluralidad de opiniones" es una "característica del buen funcionamiento de la sociedad", dijo Seehofer. Pero "la libertad de reunión alcanza sus límites cuando las reglas públicas son pisoteadas", añadió.

Protestas 'anti-COVID' en toda Europa

Con el aumento de los nuevos casos de coronavirus desde que se levantaron las medidas de confinamiento hace varios meses, los países europeos han aplicado reglamentos más estrictos para contener el brote que ha causado la muerte de más de 800.000 personas en todo el mundo.

En Londres, alrededor de 1.000 manifestantes que pedían el "fin de la tiranía médica" se reunieron en Trafalgar Square.

En París, hasta 300 manifestantes marcharon contra la decisión del gobierno de hacer obligatorio el uso de mascarillas en todas las áreas públicas.

"Soy simplemente una ciudadana enfadada contra las medidas restrictivas de la libertad que no tienen justificación médica", dijo Sophie, una parisina que participó en la protesta.

Los manifestantes de la capital francesa, algunos de los cuales agitaban pancartas que decían "Basta de mentiras", fueron rápidamente rodeados por la policía, que impuso multas de 135 euros a los que no llevaban mascarillas.

Kamil Zihnioglu/Copyright 2020 The Associated Press
Cientos de personas protestaron en París contra las nuevas normas sobre el uso obligatorio de mascarillas.Kamil Zihnioglu/Copyright 2020 The Associated Press

En la ciudad suiza de Zúrich, unas 1.000 personas pidieron también el "regreso a la libertad".

Las autoridades de Berlín habían prohibido anteriormente la manifestación, por temor a que los manifestantes no cumplieran con los requisitos de distanciamiento social o llevaran máscaras faciales.

Los organizadores y partidarios de la protesta estaban indignados por la medida e inundaron las redes sociales con mensajes asegurando que protestarían de todos modos. Algunos incluso pidieron que se recurriera a la violencia.

Pero el viernes por la tarde, el tribunal administrativo de Berlín se puso del lado de los manifestantes, diciendo que no había indicios de que los organizadores "ignoraran deliberadamente" las normas de distanciamiento social y pusieran en peligro la salud pública.

La extrema derecha acogió con agrado el fallo del tribunal del viernes. Leif-Erik Holm, un diputado del partido anti-inmigración AfD, calificó la decisión de anular la prohibición de la protesta como "una victoria para la libertad".

"No soy un simpatizante de la extrema derecha, estoy aquí para defender nuestras libertades fundamentales", dijo Stefan, un manifestante de 43 años al comienzo de la manifestación.

Pero varios grupos realizaron contraprotestas contra la manifestación principal.

"No debe haber tolerancia hacia los racistas, antisemitas, extremistas de derecha y nazis", dijo la diputada de izquierda Anne Helm.

"Por eso hago un llamamiento a todos los berlineses para que participen en los contra-eventos."

Merkel: "Por favor, sigue tomándotelo en serio"

La manifestación "anticoronavirus" llega cuando la Canciller Angela Merkel anunció medidas más duras para frenar el contagio, ya que el país reporta un aumento de casos desde abril.

El viernes, Alemania anunció una multa mínima de 50 euros para las personas que sean sorprendidas sin llevar mascarillas donde es obligatorio.

"Tendremos que vivir con este virus durante mucho tiempo. Sigue siendo grave. Por favor, sigue tomándotelo en serio", dijo Merkel.

Mientras tanto, Francia dijo el viernes que había habido un aumento "exponencial" en los casos de coronavirus con más de 7.000 nuevas infecciones en 24 horas.