Última hora
This content is not available in your region

Acuerdo in extremis para reducir -y salvar- la producción del champán francés, víctima del Covid

Archivo. Campos de uva de champán cerca de Reims, Francia
Archivo. Campos de uva de champán cerca de Reims, Francia   -   Derechos de autor  FRANCOIS NASCIMBENI/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

Las tensiones en el sector habían puesto en riesgo la producción del champán francés. El famoso vino espumoso francés atraviesa una crisis histórica por la caída de ventas ligada al confinamiento y las restricciones del Covid y los casas de negocio de champán y los agricultores no conseguían ponerse de acuerdo.

Finalmente hoy, con la vendimia ya iniciada en algunas explotaciones, el Comité Champagne que reúne a agricultores y productores se ha puesto de acuerdo para extraer 'sólo' 8.000 kg de uva por hectárea, el equivalente a 230 millones de botellas.

Los productores se enfrentan a una caída de ventas que estiman en cerca del 40%. El champán es una bebida de celebración y en los últimos meses, con la crisis del Covid y el confinamiento, ha habido bastante poco que celebrar.

Los agricultores, por su parte, están interesados en recoger la mayor cantidad de uva posible de sus explotaciones, mimadas durante todo el año.

El pasado 22 de julio, la junta ejecutiva del Comité Champagne no pudo encontrar un terreno común sobre el rendimiento comercial por hectárea para la cosecha de 2020. Fue de 10.200 kg/ha en 2019.

Los viticultores, que suministran el 80% de uva del comercio, querían fijarlo en 8.500 kg/ha. Las casas, por su parte, hacían campaña para obtener un rendimiento de entre 6.000 y 7.000 kg/ha.

Basaron su demanda en la caída estimada de las ventas de champán en 2020, alrededor de 100 millones de botellas, y el tamaño desproporcionado de las existencias, más de mil millones de botellas.

Acuerdo para trasladar parte de la producción a 2021

"8.000 kg es una caída significativa en el rendimiento. Pero es la decisión más justa y apropiada que permite a los viticultores cubrir su producción", subraya Maxime Toubard, presidente de la Unión General de Viticultores (SGV).

El presidente de la Unión de Casas de Champaña (UMC) Jean-Marie Barillère prefiere destacar el hecho de que, de los 8.000 kg/ha negociados, 1.000 kg podrían ser trasladados al 2021 "en términos de pago y vinificación" en función de la situación real del mercado de la champaña en el año 2020.

"Este sistema permite tanto a los vendedores de uva mantener unos ingresos aceptables como a los comercializadores satisfacer la demanda de sus clientes y preservar su flujo de caja", explica.

Los co-presidentes del Comité Champagne están contentos con "la resistencia de la organización interprofesional de Champagne" ante el Covid-19.

Esta satisfacción es tanto más fuerte cuanto que la cosecha de 2020 promete ser "excepcional" en términos de calidad este año, según el presidente de la SGV.

"La capacidad de producción de las viñas es, en promedio, de unos 12.000 kg por hectárea. El presidente del SGV está encantado. En cuanto al presidente de la UMC, ya está prometiendo "cosechas solares".

Los fuertes calores han cargado la uva de azúcar obligando a adelantar la vendimia en muchas explotaciones. La fecha de la vendimia del preciado espumoso se establece cada año en función de las condiciones meteorológicas.

Este año la reunión para fijar fechas se tuvo que adelantar al 15 de agosto, unas tres semanas por delante de lo habitual. La recogida de la uva se hace de forma tradicional y sólo se utiliza la pulpa de la uva.