Última hora
This content is not available in your region

Las protestas no cesan en Bielorrusia y la presión aumenta sobre Lukashenko

euronews_icons_loading
Las protestas no cesan en Bielorrusia y la presión aumenta sobre Lukashenko
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras desde Bruselas los líderes de la Unión discuten la manera de afrontar la crisis bielorrusa, los manifestantes de este país siguen haciéndose oír con el único objetivo de hacer caer al Gobierno de Aleksander Lukashenko. La huelgas, extendidas por todo el país, incluyen ya a las grandes empresas estatales, mientras Lukashenko asegura que todo este movimiento está siendo orquestado desde el extranjero:

"La financiación de las acciones callejeras y los disturbios continúa", recordaba el presidente. "Los estados occidentales ya han declarado abiertamente, sin ocultarlo, estar recolectando fondos para enviarlos a Bielorrusia. Lo estamos viendo", decía Lukashenko, que recordaba también a los miembros del recién creado consejo de coordinación que la pertenencia al mismo puede ser considerado un delito.

Lee: Lukashenko ordena sofocar las protestas en Bielorrusia.

"No somos la oposición, sino la mayoría"

Ajeno a las amenazas de Lukashenko y tras haber logrado el importante apoyo de la Unión Europea, dicho consejo de coordinación pedía este miércoles una solución pacífica y dialogada a la actual crisis política. El organismo está formado por 70 personas.

"Para la comunidad bielorrusa es muy importante que se inicie un diálogo con las autoridades y con los propios bielorrusos" decía la jefa de campaña del candidato presidencial Viktor Babariko, Maria Kalesnikava. "Y, por supuesto, tal vez necesitemos en efecto de socios que puedan ayudarnos. Para nosotros esto una prioridad, porque Bielorrusia se mantiene en el centro de Europa y necesitamos estar en contacto con todos, necesitamos amigos".

El consejo de coordinación formado por intelectuales, entre ellos la nobel de literatura Svetlana Alexievich, empresarios e incluso antiguos miembros de la administración de Lukashenko, asegura que su objetivo no es otro que el de luchar por todo el país:

"No somos la oposición", recordaba el exministro de cultura Pavel Latushka. "Representamos a la mayoría de nuestra sociedad. La oposición es una minoría, y estamos viendo como hay muchos manifestantes en las calles, muchas manifestaciones y huelgas por todo Bielorrusia: en la capital, en las capitales regionales, en las ciudades medianas y pequeñas. Así que sí, representamos a la mayoría".

El anuncio de este miércoles de la Unión Europea en el que no reconocía los recientes resultados electorales ha agitado seriamente el tablero de ajedrez bielorruso, pero la partida continúa entre los que claman por el fin de la era Lukashenko, de 26 años de duración, y los que parecen más que dispuestos a que todo siga igual.

Lee: La UE rechaza la elección de Lukashenko y anuncia sanciones para Bielorrusia.