Última hora
This content is not available in your region

Charlie Hebdo publica de nuevo viñetas de Mahoma: Macron defiende la libertad de blasfemar

Foto de archivo del 14 de enero de 2015, un vendedor de periódicos almacena varios ejemplares de Charlie Hebdo en un quiosco de Niza, Francia.
Foto de archivo del 14 de enero de 2015, un vendedor de periódicos almacena varios ejemplares de Charlie Hebdo en un quiosco de Niza, Francia.   -   Derechos de autor  AP Photo/ Lionel Cironneau, File
Tamaño de texto Aa Aa

La revista satírica francesa Charlie Hebdo ha vuelto a publicar las caricaturas del profeta Mahoma que motivaron el ataque de enero de 2015 - según los islamistas radicales que lo perpetraron - y en el que murieron su director y otros tres de los principales dibujantes de la redacción.

Las imágenes volvieron a las páginas del Charlie Hebdo en la víspera del juicio del miércoles por los asesinatos en la sede de la revista, que, junto con el posterior ataque a un supermercado kosher, dejó un total de 17 fallecidos.

Aunque los tres atacantes murieron durante la respuesta policial, los que se presentan ante la justicia francesa están acusados de ser cómplices. Entre ellos se encuentra la esposa de uno de los atacantes, que está siendo juzgada en rebeldía, así como una red de hombres que supuestamente suministraron armas, municiones, transporte y chalecos antibalas.

La portada de la presente edición dice "Todo esto, para esto", junto a las imágenes de Mahoma.

Un editorial explica que las fotos ahora "pertenecen a la historia".

"Reproducir estas caricaturas esta semana de la apertura de los ataques terroristas de enero de 2015 nos pareció esencial. Todas las razones que podrían oponerse a nosotros se refieren sólo a la cobardía política o periodística. ¿Queremos vivir en un país que se enorgullezca de ser una gran democracia libre y moderna, y que, al mismo tiempo, renuncie a afirmar sus convicciones más profundas?"

Las imágenes fueron publicadas originalmente en 2005 por el periódico danés Jyllands-Posten, y luego republicadas en 2006 por Charlie Hebdo.

La oficina de Charlie Hebdo había sido atacada antes por extremistas islámicos, incluyendo un ataque con bomba incendiaria en 2011.

Su dirección editorial fue puesta bajo protección policial, que sigue vigente hasta el día de hoy.

Laurent Sourisseau, el director del periódico y uno de los pocos empleados que sobrevivieron al ataque, nombró a cada una de las víctimas en el prólogo de la edición de esta semana.

"Raros son aquellos que, cinco años después, se atreven a oponerse a las demandas aún tan apremiantes de las religiones en general, y de algunas en particular", escribió Sourisseau, también conocido como Riss.

Macron se niega a condenar la republicación de las caricaturas

El presidente de Francia Emmanuel Macron se negó el miércoles a condenar al Charlie Hebdo por reeditar caricaturas del profeta Mahoma.

Preguntado por periodistas durante su viaje a Beirut, el mandatario francés dijo que "nunca calificaría las elecciones editoriales de un periodista", alegando la libertad de prensa y la libertad de expresión - incluyendo la libertad de blasfemar. "Desde mi posición, yo estoy aquí para proteger estas libertades" precisó. "En Francia se puede criticar a gobernantes, un presidente, blasfemar etcétera".

Además condenó la incitación al odio, pero dijo que esto no se aplicaba a las caricaturas de Charlie Hebdo.

"Los dibujos no son discursos de odio", aseguró Macron durante su visita a la capital libanesa antes de emprender viaje a Irak.

El ataque de 2015

Los hermanos Chérif y Said Kouachi, entraron en la oficina de Charlie Hebdo armados con rifles y otras armas, matando a 12 personas e hiriendo a otras 11.

Al salir, declararon: "Hemos vengado al profeta".

Luego mataron a un policía herido a quemarropa y se fueron.

Dos días después, un conocido de la cárcel, Amedy Coulibaly, irrumpió en un supermercado kosher en la víspera del sabbat judío, matando a cuatro rehenes y reclamando lealtad al grupo del Estado Islámico. También mató a una joven policía.

Los hermanos Kouachi se habían refugiado en una imprenta con otro rehén. Los tres atacantes murieron en redadas policiales casi simultáneas.

"La apertura de este juicio es el momento de recordar que la lucha contra el terrorismo islamista es una gran prioridad del gobierno", dijo el lunes el Ministro del Interior Gérald Darmanin en un discurso en la sede de la inteligencia francesa. "Lucharemos sin descanso".

El juicio será filmado para la posteridad, un evento excepcional en Francia reservada a los procedimientos de importancia histórica.

Uno de los tres acusados ausentes es Hayat Boumedienne, la esposa de Coulibaly que huyó a Siria días antes de los ataques. Fue la protagonista de uno de los ataques propagandísticos del Estado Islámico, en el que instó a los musulmanes franceses, hombres y mujeres por igual, a seguir su camino.