Última hora
This content is not available in your region

Alain Cocq deja de vivir para tratar de lograr una 'muerte digna'

euronews_icons_loading
Doctors visit a patient at the intensive care unit in a Hospital.
Doctors visit a patient at the intensive care unit in a Hospital.   -   Derechos de autor  Yves Logghe/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Quería que su muerte fuera transmitida en vivo en Facebook para reabrir el debate sobre el fin de la vida. Pero, finalmente, la red social bloqueó la emisión de sus vídeos por razones éticas.Esta es la historia de Alain Cocq, un francés de 57 años con una enfermedad incurable que ha estado postrado en cama durante décadas. Cocq había llegado a pedir incluso, al presidente francés, una inyección de barbitúricos como medida "compasiva" para acortar su sufrimiento.Pero la eutanasia y el suicidio asistido están, todavía hoy, prohibidos en Francia.

"El problema es que he permanecido en ese final de mi vida durante 34 años. Mi condición se está deteriorando. Y continuará deteriorándose más y más. Pero ahora estoy a punto de alcanzar una etapa en la que ya no tengo vida. Y, simplemente, sólo voy a poder mirar el techo, como un idiota. No, esta no es mi vida. Y no son los doctores ni las instituciones las que dictarán mi vida. Se ha vuelto algo indigno", declara Alain Cocq.

Dado que el Palacio del Elíseo no aceptó su petición de "terminar con la situación" y, como afirma, "morir con dignidad" Alain Cocq dejó de comer y de recibir tratamiento este pasado fin de semana. Para alertar a la opinión pública, quería que su agonía fuera filmada en vivo en Facebook. La red señala que respeta su elección para llamar la atención sobre un tema complejo pero, al mismo tiempo, añade que sus "reglas no permiten la difusión de intentos de suicidio". Entretanto, Cocq recibió el apoyo de muchos ciudadanos, usuarios de Internet. Convencido de su propósito, se encuentra rodeado de parientes y cuidadores que se turnan junto a su cama en su domicilio en Dijon.

"Estoy en paz, estoy sereno. Echo la vista atrás y... no sé cómo decirlo. No existen palabras que puedan definirlo. Simplemente, estoy bien. Por primera vez en mucho tiempo.... estoy bien", afirma Alain Cocq.