Última hora
This content is not available in your region

El sur de Madrid se reconfina con un sentimiento de discriminación

euronews_icons_loading
Manifestación en Vallecas contra los confinamientos selectivos
Manifestación en Vallecas contra los confinamientos selectivos   -   Derechos de autor  Óscar del Pozo / AFP
Tamaño de texto Aa Aa

"Discriminatorio", "segregacionista", "inútil". Así califican muchos vecinos del sur de Madrid el confinamiento al que desde este lunes sus barrios están sometidos para frenar los contagios de COVID-19, que han convertido la capital española en el epicentro de la epidemia en Europa.

Este domingo salieron a protestar, antes de la entrada en vigor de las restricciones que soportarán durante 14 días casi un millón de personas. Las medidas afectan a 37 áreas sanitarias de seis distritos y siete municipios, entre ellos hay algunas de las zonas más deprimidas y con mayor densidad de población.

"(Esta medida es) totalmente injusta, criminalizadora y segregadora. Tenemos que salir de esto todos juntos", opinaba un hombre.

"En qué cabeza entra que te encierren en tu casa, pero luego tienes que ir a trabajar y vas en un metro petado de gente", decía otro.

El Gobierno británico "no descarta" imponer confinamientos

Los confinamientos también vuelven a estar a la orden del día en el Reino Unido. El Gobierno reconoce que "no descarta" confinar las zonas más afectadas para tratar de frenar la escalada de casos, que cada semana se duplican.

A eso se suman restricciones y elevadas multas, de 10.000 libras, cerca de 10.700 euros, para las personas que den positivo y no respeten el aislamiento.

"Si no me preocupara que la gente rompiera las reglas de aislamiento, no estaríamos imponiendo estas multas para asegurarnos de que todos los que tienen que aislarse lo hagan", se justificó Matt Hancock, ministro de Sanidad británico.

El alcalde de Londres ha advertido de que es probable que en la capital también se adopten medidas adicionales para frenar la propagación del virus. Entre estas podría estar la imposición de un toque de queda.

Austria pone límite a las fiestas

En Austria, las autoridades han puesto límites a las fiestas, tanto públicas como privadas, que deberán terminar antes de la 1 de la madrugada. En bares y restaurantes, la mascarilla vuelve a ser obligatoria, salvo cuando los clientes están consumiendo.

"Después del confinamiento, todos continuaron como si nada hubiera ocurrido. El resultado es que vuelven a aumentar los casos de coronavirus", afirmaba un joven.

Protestas en Alemania contra las restricciones

Las restricciones también generan protestas en Alemania, donde se ha vuelto a niveles de contagio del pasado mes de abril. Y aunque las autoridades insisten en que la situación está bajo control, han suspendido grandes eventos.

En Dusseldorf, hubo dos manifestaciones, una a favor y otra en contra de endurecer las medidas.