Última hora
This content is not available in your region

México ordena detener a militares por los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa

euronews_icons_loading
Estudiantes universitarios se manifiestan en Ciudad de México con carteles con los rostros de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa
Estudiantes universitarios se manifiestan en Ciudad de México con carteles con los rostros de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa   -   Derechos de autor  Rebecca Blackwell/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

México ha dado un paso histórico para resolver uno de los episodios más dolorosos de su pasado reciente: la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa tras participar en una manifestación en Ciudad de México. Ocurrió en 2014 y con el paso del tiempo se demostró que en los hechos participaron delincuentes, policías municipales, estatales y militares.

Hasta ahora solo se han identificado los restos de 3 de los 43 desaparecidos. El sábado, coincidiendo con la conmemoración del sexto aniversario de la también llamada "desaparición forzada de Iguala", el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, anunció a los padres de los jóvenes desaparecidos:

"He otorgado órdenes de aprehensión contra militares que se van a ejecutar", afirmó AMLO.

Al menos 24 soldados destacados en Iguala participaron en los hechos, 12 de ellos han sido identificados con nombre y apellidos. En su discurso, AMLO pidió perdón en nombre del Estado y afirmó que se había cometido "una gran injusticia".

En el mismo acto, María Martínez, madre de un joven desaparecido, emplazaba al presidente a hacer una investigación a fondo de lo ocurrido:

"Dicen que a nuestros muchachos se los entregaron a la delincuencia. A nosotros no nos interesa eso. Se los llevaron unos policías, participaron militares, hubo vídeos, hubo fotografías, operaron el C4 (centro de coordinación de las comunicaciones). Dónde están todas esas pruebas, dónde quedaron?"

El relato oficial del anterior Gobierno (de Enrique Peña Nieto) fue que los jóvenes fueron detenidos por policías locales corruptos y los entregaron al cártel Guerreros Unidos, que los asesinó e incineró en un basurero. Familiares y expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos demostraron que no pudo ser así. Según la Comisión por la Verdad, creada hace dos años por Andrés Manuel López Obrador, ya hay 80 detenidos en relación con el caso y 70 órdenes de captura contra agentes de distintos cuerpos policiales, militares, funcionarios y miembros del crimen organizado.