Última hora
This content is not available in your region

Francia prohibirá los animales en circos y la reproducción de cetáceos y visones en cautividad

Espectáculo en el delfinario francés de Marineland
Espectáculo en el delfinario francés de Marineland   -   Derechos de autor  Lionel Cironneau/AP2011
Tamaño de texto Aa Aa

Después de años de controversia, la nueva ministra de Transición Ecológica de Francia, Barbara Pompili, quiere "abrir una nueva era en nuestra relación con estos animales".

Los espectáculos con animales salvajes en los circos ambulantes se prohibirán gradualmente, así como la reproducción e introducción de nuevas orcas y delfines en los tres acuarios con cetáceos del país, según anunció Pompili.

La ministra, que presentó una serie de medidas sobre el "bienestar de la vida salvaje en cautividad", también anunció "en un plazo de cinco años" el fin de la cría de visones americanos para su piel, señalando que "nuestra época ha cambiado en su actitud hacia los animales salvajes".

"Es hora de que nuestra antigua fascinación por estas criaturas salvajes ya no se traduzca en situaciones en las que se favorezca su cautiverio por encima de su bienestar", dijo la ministra en una rueda de prensa.

"Más que una amenaza o una presa, el animal salvaje es a partir de ahora, ante todo -y es mi convicción profunda- un ser a preservar y a respetar en su integridad"

Concretamente, el fin de los animales salvajes en los circos ambulantes llegará "en los próximos años", dijo la ministra sin dar un plazo concreto.

"Fijar una fecha no resuelve todos los problemas, prefiero poner en marcha un proceso para que suceda lo antes posible".

En cuanto al destino de estos animales - hay, por ejemplo, unos 500 animales salvajes en los circos franceses - "se encontrarán soluciones caso por caso, con cada circo, para cada animal", dijo la ministra, subrayando que estos animales obviamente no serán "liberados".

"Algunas especies no están hechas para una vida ambulante. Vamos a avanzar progresivamente hacia el fin de los animales de especies salvajes en los circos itinerantes"

"Estudios recientes muestran hasta qué punto las orcas y los delfines tienen consciencia de su cautividad. Vamos a prohibir su presencia en los delfinarios, que no responden a sus necesidades de mamíferos marinos".

Las medidas sólo afectarán a los animales de los circos "itinerantes" y, por lo tanto, no a otros espectáculos con animales salvajes, subrayó la ministra. Los zoológicos, eso sí, tendrán que desarrollar nuevas normas para el bienestar animal cuando pretendan realizar espectáculos.

El gobierno pondrá a disposición 8 millones de euros "para el reciclaje de los circos y el personal de los delfinarios".

"Les estamos pidiendo (a los circos) que se reinventen, este va a ser un momento en el que van a necesitar apoyo, y el estado va a estar a su lado", aseguró.

Más de veinte países europeos ya han limitado o prohibido la presentación de animales, al igual que cerca de "400 colectividades locales" en Francia, según la ministra.

Francia también tiene cuatro granjas de visones y tres delfinarios.

No se crearán nuevos delfinarios, dijo la ministra, refiriéndose a la idea de un "santuario" para albergar eventualmente a los delfines y a cuatro orcas en cautiverio en los tres existentes. Indicó que un período de "7 a 10 años para preparar el siguiente paso" para estas especies.

Los profesionales del circo y los acuarios ponen el grito en el cielo

La medida es "injusta e injustificada", según el centro Marineland de Antibes, el mayor de estos parques para cetáceos, a la agencia AFP.

Los otros dos parques afectados, Planète Sauvage y Parc Astérix, dijeron que estaban "abiertos" a la discusión pero que eran cautelosos con respecto a los aspectos prácticos de los anuncios del gobierno.

"Es evidente que la intención del mensaje de la Sra. Pompili (Ministra de la Transición Ecológica) es el fin de los delfinarios en Francia, pero no sabemos según qué calendario", dijo a AFP el director general de Marineland, Pascal Picot, juzgando "ridículo" el paquete de ocho millones de euros anunciado para ayudar a las empresas afectadas.

Profesionales del circo también han criticado con dureza el anuncio de la ministra.