Última hora
This content is not available in your region

Francia, Estados Unidos y Rusia piden un alto el fuego "inmediato" en Nagorno Karabaj

euronews_icons_loading
Edificios en una zona residencial de Ganyá, Azerbaiyán, dañada por los bombardeos de las fuerzas armenias, el 5 de octubre de 2020.
Edificios en una zona residencial de Ganyá, Azerbaiyán, dañada por los bombardeos de las fuerzas armenias, el 5 de octubre de 2020.   -   Derechos de autor  AP vía DHA / Unal Cam
Tamaño de texto Aa Aa

La escalada del conflicto en Nagorno Karabaj es condenado por las grandes potencias. Rusia, Estados Unidos y Francia aseguran que la disputa histórica entre Armenia y Azerbaiyán por el enclave es una "amenaza inaceptable" para la estabilidad de la región.

En una declaración conjunta, los ministros de Exteriores Jean-Yves Le Drian y Serguei Lavrov, y el secretario de Estado Mike Pompeo hicieron un llamamiento a las partes en conflicto para que acepten un alto el fuego inmediato e incondicional.

En su calidad de copresidentes del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), los tres ministros calificaron de "inédita y peligrosa" esta escalada de la violencia, que condenaron "con la mayor firmeza".

Los combates en la región estallaron de nuevo el 27 de septiembre. Nagorno Karabaj es oficialmente territorio de Azerbaiyán, pero mayoritariamente poblado por armenios.

Ambas partes se han culpado mutuamente por la violencia que ha dejado decenas de víctimas mortales, lo peor visto en décadas.

Armenia acusa a Azerbaiyán de disparar misiles contra la capital de la autoproclamada república. Residentes dijeron a medios de comunicación rusos que algunas partes de la ciudad estaban sufriendo escasez de electricidad y gas después de los ataques.

A su vez, el ministerio de Defensa de Azerbaiyán ha acusado a las fuerzas armenias bombardear varias de sus ciudades como Tártaro y Barda, y su segunda ciudad más grande Ganyá que está bastante alejada de la zona del conflicto.

Se han registrado continuos ataques a civiles y daños causados a infraestructuras no militares tanto en Armenia como en Azerbaiyán.