Última hora
This content is not available in your region

Barrett aboga por un Supremo "independiente" en su examen en el Senado

euronews_icons_loading
La jueza Amy Coney Barrett ante la Comisión Judicial del Senado
La jueza Amy Coney Barrett ante la Comisión Judicial del Senado   -   Derechos de autor  Patrick Semansky/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Amy Coney Barrett aboga por un Tribunal Supremo independiente para todos los estadounidenses, sea cual sea su origen, en su primera audiencia de confirmación ante la Comisión Judicial del Senado.

La jueza conservadora, católica y de 48 años, llegó acompañada de sus siete hijos, uno de ellos con síndrome de Down y dos adoptados en Haití.

Dijo que cuando el presidente Donald Trump le ofreció la nominación se sintió profundamente "honrada", pero tuvo que "pensarlo detenidamente antes de aceptarlo".

"El proceso de confirmación y el trabajo de servir en el tribunal, si se confirma, requiere sacrificios, particularmente de mi familia. Decidí aceptar la nominación porque creo profundamente en el Estado de derecho y en el lugar del Tribunal Supremo en nuestra nación. Creo que los estadounidenses de todos los orígenes merecen un Tribunal Supremo independiente que interprete nuestra Constitución y nuestras leyes tal como están escritas. Y creo que puedo servir a mi país desempeñando ese papel", ha dichoAmy Coney Barrett, jueza nominada al Tribunal Supremo.

Barrett fue nominada por Trump para ocupar el puesto vitalicio dejado por la fallecida jueza progresista Ruth Bader Ginsburg.

Los republicanos cuentan con mayoría en el Senado: 53 senadores republicanos frente a los 47 demócratas. Y aunque al menos dos senadoras republicanas no apoyayarán a Barrett, parece difícil un bloqueo.

Los demócratas ven su nominación como una marcha atrás en los logros alcanzados por los estadounidenses.

"Al reemplazar a la jueza Ruth Bader Ginsburg con alguien que vaya a deshacer su legado, el presidente Trump está intentando retroceder los derechos de los estadounidenses en las próximas décadas. Todos los estadounidenses deben comprender que con esta nominación, la igualdad ante la ley está en riesgo", ha señalado Kamala Harris, senadora demócrata por California y candidata a vicepresidenta.

Ciudadanos contrarios a la nominación de Barrett y a favor mostraron sus posiciones a las puertas del Senado. Hubo algunas detenciones.

Preocupa a sus detractores su postura contraria al aborto y su postura sobre el Obamacare.

Si Barrett es confirmada, el Tribunal Supremo de Estados Unidos pasará de tener cinco jueces conservadores y cuatro progresistas a tener seis conservadores y tres progresistas.