Última hora
This content is not available in your region

España, preparada para lo peor: "Van a venir semanas muy duras, no nos engañemos"

euronews_icons_loading
Imagen de un enfermo de COVID en una unidad de cuidados intensivos de un hospital español
Imagen de un enfermo de COVID en una unidad de cuidados intensivos de un hospital español   -   Derechos de autor  AFPTV
Tamaño de texto Aa Aa

El Gobierno regional de Valencia, en el este de España, ha decretado este jueves un toque de queda entre las doce de la noche y las seis de la mañana hasta el próximo 9 de diciembre. El anuncio, que persigue combatir la propagación de la pandemia, se ha hecho público después de la reunión del Consejo interterritorial de Salud, donde se ha acordado que cada región podrá evaluar el riesgo, el nivel de alerta y las medidas adecuadas a la situación de cada territorio.

A nivel nacional, el Ministerio de Sanidad ha notificado 155 muertes más por COVID-19 en las últimas 24 horas y casi 8.000 nuevos contagios. La curva de la pandemia sigue ascendiendo y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quiere que la población se prepare para lo peor:

"Hemos dicho y reafirmamos hoy que afrontamos semanas muy duras. Van a venir semanas muy duras, no nos engañemos. Esto va a ser así y, como también hemos dicho, en días recientes, la segunda ola en Europa y en España no es una amenaza, es una realidad. Está aquí", explicó en la rueda de prensa de los jueves.

Desde que comenzó la pandemia, España ha registrado más de 34.500 fallecimientos por COVID-19. El miércoles superó el millón de contagios.

Por el momento, la situación está controlada en los hospitales: la ocupación con enfermos de COVID-19 roza el 12% y el 22% en las unidades de cuidados intensivos. Sin embargo, la experiencia de la primera ola demuestra que todo puede saltar por los aires en cuestión de unas pocas semanas.