Última hora
This content is not available in your region

Una Nación Dividida

euronews_icons_loading
Una Nación Dividida
Derechos de autor  euronews / Andy Roesgen
Tamaño de texto Aa Aa

Cualquier elección presidencial en los Estados Unidos de América divide a sus ciudadanos, pero parece que el país está más dividido que nunca. Y ha costado años llegar hasta allí.

Pero ¿cómo ha sucedido? ¿cómo está de dividido Estados Unidos ahora mismo? ¿y cómo va a salir de esta?

Si tenemos en cuenta los carteles electorales que los ciudadanos colocan en los patios de sus casas, los departamentos de policía de todo el país dicen que nunca han presenciado tantos robos de carteles a tantos días de las elecciones.

"Hice un letrero diciendo: Dejad de robar nuestros carteles porque es un delito" afirma una ciudadana estadounidense.

Jesse kivenas, de Racine, en Wisconsin cree que Estados Unidos tiene "dos partidos que se odian tanto mutuamente que no pueden anteponer el país a ellos mismos"

Carteles electorales, el Black Lives Matter, el debate del aborto y ahora el coronavirus. Parece que nadie puede decidir cómo se ha llegado a estar tan dividido.

"Creo que ha ido ocurriendo poco a poco" opina Mike Isaacson. "Todos tenemos una historia profunda en nuestro interior y cada uno de los partidos se han dirigido a esa historia"

Para Frank Dickinson de Port Huron, en Michigan "el gerrymandering tiene buena culpa de ello".

Gerrymandering es el poder que tienen los legisladores de cada estado para rediseñar los límites de las circunscripciones y virtualmente garantizar que SU partido permanezca en el poder en esos distritos.

"Hay en algunos lugares en los que los partidos no compiten entre sí, sino que compiten contra los valores atípicos de su partido. No hay puntos en común, simplemente tienes que hacer más ruido que el otro" afirma Dickinson.

Michigan es uno de los 14 estados donde el gobierno está dividido. Un partido controla la oficina del gobernador, el otro partido la legislatura estatal.

En Wisconsin por ejemplo, el gobernador demócrata ordenó el confinamiento en marzo. Dos meses más tarde los republicanos que controlan la legislatura se las arreglaron para derogarlo e inmediatemente los bares y los restaurantes se llenaron de clientes sin mascarilla.

Entonces el gobernador ordenó que los bares y los restaurantes limitaran el aforo al 25 por ciento de su capacidad -pero los republicanos también lo anularon .

Después el gobernador decidió que la mascarilla fuera obligatoria en todo el estado -los republicanos han ido a los tribunales para anularlo también-.

Y esa división local sigue así hasta la carrera entre Donald Trump y Joe Biden.

La profesora de Ciencias políticas Paru Shah de UW-Milwaukee, ahora mismo "hay muy pocos votantes indecisos ahora mismo y el diagrama de Venn de la superposición de Biden y Trump no existe. O estás con él o contra él".

Frank Dickinson es de la opinión de que los estadounidenses van a "necesitar a alguien especial para volver a unir a la gente. No sé si tenemos eso ahora mismo"

Los carteles electorales en los jardines de las casas y las personas que siguen robándolos no son una buena señal.

"Había violencia antes de las elecciones, es probable que también la haya después de ellas" afirma William Schalk, simpatizante de Joe Biden. Mientras que para Kathy Johnson, simpatizante de Donald Trump "es demasiado aterrador pensar en la división".

Sin lugar a dudas una de las elecciones más críticas de la historia de Estados Unidos.