Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: Mantener el contacto, imprescindible para sobrevivir psicológicamente al confinamiento

El psiquiatra Serge Hafez
El psiquiatra Serge Hafez   -   Derechos de autor  Serge Hafez
Tamaño de texto Aa Aa

Francia como muchas otras zonas de Europa, tiene que acostumbrarse de nuevo a las calles vacías, a las comunicaciones remotas, y también a encontrar buenos hábitos, como la fraternidad en el balcón: es el confinamiento, la temporada 2. Entrevistamos a Serge Hefez, jefe de la unidad de terapia familiar del departamento de psiquiatría infantil y juvenil del hospital Pitié-Salpêtrière de París.

Laurence Alexandrowicz, euronews: "Serge Hefez, ¿Cuáles son los mecanismos que nos permiten soportar este encierro que comienza, en este contexto además de los traumáticos ataques terroristas?"

Serge Hefez: "Lo que nos permite soportar repetidas tragedias es sentirnos conectados unos con otros, sentir que somos parte de una comunidad, de una sociedad, y esta sociedad es más importante que cualquier otra cosa. Esta sociedad la fabricamos entre todos, nos protege, y nada es peor que cuando la sociedad se rompe.

Lo que creó una unidad muy hermosa con respecto al virus, especialmente en el primer confinamiento, fue sentirse conectado, sentirse aliados unos con otros, todos compartiendo la misma comunidad de destino, porque el sacrificio es para el bien común. Hoy en día podemos ver que hay discursos de división que están apareciendo cada vez más. Hay quienes van a ser los privilegiados del virus, que van a tener trabajo, contra ciertos comerciantes, o la gente del mundo del espectáculo, que son los perdedores de esta historia. Hay personas mayores que pueden enfrentarse a los jóvenes porque se les acusa de no tener cuidado.

Y para colmo, están todos estos ataques terroristas que se están cometiendo ahora mismo, que van a volver a las comunidades unas contra otras, crean una islamofobia de la que los musulmanes son las primeras víctimas, que van a fragmentar aún más las cosas y hacernos perder este sentido de hermandad, unidad, solidaridad".

Estoy muy preocupado por la moral de los franceses.

Laurence Alexandrowicz: "¿El hecho de que ya nos hayan confinado previamente lo hará más fácil o más difícil?"

Serge Hefez: "El primer encierro fue una experiencia, no nos lo esperábamos, nos enfrentamos a un hecho totalmente nuevo, nos arremangamos, intentamos hacer las cosas lo más soportables posible, imaginamos, creamos otra forma de conectar, de conectar virtualmente, de organizar nuestro espacio en casa, de teletrabajar, de dividir nuestro día entre los niños y nosotros, pero con la idea de que había una temporalidad: lo hacíamos durante dos o tres meses, luego fue verano, y luego todo volvería a ser como antes. Pero ahora no estamos en la misma visión, entramos en una especie de túnel de nuevo, sin saber si se va a detener, el tiempo se vuelve infinito y sólo vemos los lados malos, sólo vemos los lados que dan miedo. Y me temo que todos los logros del primer encierro se perderán en relación con esta angustia del tiempo.

Puede parecer anecdótico, pero nos adentramos en el invierno, en una especie de noche oscura, las vacaciones de Navidad pueden estar comprometidas. Estoy muy preocupado por la moral de los franceses."

Habrá una tendencia de la gente a replegarse sobre sí misma.

Laurence Alexandrowicz: "Confinamiento significa soledad. ¿Qué consejo puede dar para que este período transcurra lo mejor posible?"

Serge Hefez: "Es precisamente no dejar que el vínculo se rompa, dejar que se desmorone. Va a ser necesario un mayor esfuerzo para mantener el vínculo, porque hay más ansiedad, va a haber una tendencia a replegarse sobre sí mismo, especialmente para los solteros y los ancianos, y es absolutamente necesario mantener este vínculo vivo de todas las maneras posibles. Obligarse a hacer llamadas, enviar mensajes, participar en redes sociales con gente de confianza, enviar un pequeño mensaje, encontrar una nueva receta, enviársela a un amigo, compartir, compartir, no dejarse encerrar en de uno mismo, en esta soledad".

Saber que el mundo entero vive la misma experiencia lo hace más soportable.

Laurence Alexandrowicz: "¿Qué tiene de especial saber que esta experiencia colectiva es mundial? ¿Te hace sentir más fuerte o la enormidad de la situación es abrumadora?

Serge Hefez: "Es un poco de ambos. Saber que el mundo entero es parte de la misma experiencia lo hace más soportable, más comunal, no te sientes golpeado por el destino, por un giro del destino. Todos tenemos que unirnos para superarlo. Sin embargo, por otro lado, en la vida cotidiana, no es necesariamente un alivio. Saber que los demás están más hambrientos de nosotros no nos ayuda necesariamente. Pero creo que hay algo en este colectivo que va en contra de lo peor, la fragmentación de la sociedad".

Laurence Alexandrowicz: "¿Cómo encontró a sus pacientes después de su confinamiento?"

Serge Hefez: "La experiencia post-confinamiento a nivel psiquiátrico ha sido muy contrastada. El período de confinamiento fue como un período de trauma, el período en el que uno moviliza sus defensas. Y de forma bastante positiva, incluso para las personas más frágiles, pusieron una considerable cantidad de energía en pasar este período y bastante bien. Y entonces estamos en el período postraumático. En este período la energía puesta en marcha se agota y sentimos los aspectos negativos y dolorosos de lo que pasamos, y también vemos dónde estamos. A veces has perdido un trabajo, estás en una situación social precaria. A nivel relacional, las parejas se han separado... El precio puede ser muy alto. Mientras que para algunos ha sido muy positivo, han reinventado cosas en sus vidas, para otros ha sido muy pesado".

Entrevista original en francés