Última hora
This content is not available in your region

La lucha contra la ideología que alimenta el terrorismo islámico

Attack in Vienna
Attack in Vienna   -   Derechos de autor  JOE KLAMAR/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

El terrorismo yihadista ha vuelto a golpear con fuerza en Europa. Desde septiembre, se han registrado cuatro atentados, tres en Francia y uno en Austria. En cambio, 2019 se caracterizó por el elevado número de atentados que las fuerzas del orden lograron evitar: más de cien.

Desde Europol explican este cambio de tendencia. "La actividad terrorista se ha vuelto mucho más compleja. No es como hace unos años, cuando los ataques estaban organizados por el grupo Estado Islámico o por Al Qaeda. Ahora el perfil de los terroristas es diverso. Y para las fuerzas del orden es más difícil reaccionar o intervenir", afirma Wil van Gemert, su director adjunto.

Y la pandemia no ha ayudado. El confinamiento ha hecho que la gente pase más tiempo delante del ordenador, lo que ha llevado a un aumento en el número de personas radicalizadas. Por ello, Europol cuenta con una unidad especializada en internet y colabora con las plataformas digitales.

"Los principales proveedores se han comprometido a eliminar el contenido violento", dice Van Gemert. "Es importante que el sector privado y las fuerzas del orden cooperen para mantener a nuestra sociedad a salvo".

Combatir la ideología

La Unión Europea ha situado la lucha contra el terrorismo entre sus prioridades. Y para ello quiere reforzar Europol. Pero también se plantea la necesidad de combatir la ideología que hay destrás del terrorismo. Un aspecto, que según los expertos, ha sido desatendido durante demasiado tiempo.

"No se nace terrorista, un terrorista se hace. Y se hace mediante un proceso de radicalización que pasa por diferentes etapas religiosas y políticas que se forjan en el seno del movimiento salafista", afirma Claude Moniquet, ex agente de los servicios de inteligencia franceses y director de la consultoría ESISC.

En Francia, el presidente Emmanuel Macron quiere impulsar un paquete de leyes para hacer frente a la ideología salafista, la llamada "ley contra el separatismo islámico". Y también es el impulsor de la mini-cumbre que ha reunido a los líderes de Austria, Alemania y las instituciones europeas.

Pero no está claro que todos los países de la Unión Europea quieran ahondar en una línea que puede llevar al cierre de mezquitas o centros culturales. Otra opción es apoyarse en la cooperación.

"Europa debería apoyarse en los países musulmanes aliados", afirma Moniquet. "Y también en las comunidades musulmanas europeas que luchan contra el salafismo y que trabajan para marginar a los salafistas y para evitar asi su influencia".

Los ministros del Interior de la UE se reunirán este viernes para debatir sobre el futuro de la lucha antiterrorista.