Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: Inquietud por la falta de transparencia de la UE sobre su programa de compra de vacunas

Un voluntario recibe una dosis de la vacuna de Astrazeneca y la Universidad e Oxford
Un voluntario recibe una dosis de la vacuna de Astrazeneca y la Universidad e Oxford   -   Derechos de autor  Siphiwe Sibeko/AP
Tamaño de texto Aa Aa

La Comisión Europea ha anunciado a bombo y platillo la negociación de un nuevo acuerdo de compra de vacunas como parte de su programa coordinado: en esta ocasión se han asegurado 300 millones de dosis de la vacuna estrella del momento, la de Pfizer y BioNTech que cuenta con una eficacia del 90% según los primeros resultados.

Sin embargo cada vez más voces se alzan para pedir cuentas a la Comisión sobre estos acuerdos. Este jueves, durante la Sesión Plenaria del Parlamento Europeo los eurodiputados pedirán a la comisaria de Salud Stella Kyriakides "transparencia total" sobre estos acuerdos multimillonarios.

Además de conocer los criterios de compra y las condiciones de estos acuerdos, los eurodiputados quieren garantías de que las farmacéuticas asumirán su plena responsabilidad y que no se harán excepciones.

Como reportaba euronews en septiembre, muchos de los acuerdos son opacos y estarían incluyendo cláusulas de exención de responsabilidad o indemnizaciones para las farmacéuticas en caso de problemas. La prisa por desarrollar una vacuna estaría aumentando los riesgos y la industria quiere tener las espaldas cubiertas.

Médicos Sin Fronteras pide que las farmacéuticas hagan públicos los contratos

Este miércoles la ONG Médicos Sin Fronteras también ha pedido transparencia sobre los llamados acuerdos de licencia que están firmando gobiernos de todo el mundo con las farmacéuticas. Los acuerdos de licencia permiten a los gobiernos fabricar y vender las vacunas de las empresas con las que los suscriben.

Sin embargo MSF advierte que, a pesar de la crisis sanitaria sin precedentes que vivimos, hay indicios de que las grandes farmacéuticas podrían no estar actuando sin ánimo de lucro, a pesar de que están obteniendo inyecciones masivas de inversión pública para acelerar la investigación.

MSF cita los "preocupantes" detalles del acuerdo que ha firmado Astrazeneca con una fundación científica ligada al Gobierno brasileño para fabricar 100 millones de dosis y que fue revelado por el Financial Times.

La fundación Fiocruz ha terminado publicando el acuerdo en su página web en lo que supone "un ejemplo a seguir" en la senda de una mayor transparencia, siempre según MSF.

Tampoco se conocen los detalles del acuerdo entre Astrazeneca y la Universidad de Oxford, que cooperan en el desarrollo de la vacuna.

Al no dar a conocer los acuerdos, las farmacéuticas podrían estar asegurandose clausulas que irían contra el compromiso de elaborar una vacuna a precio abordable y accesible para todo el mundo.

“Sin una acción decisiva de los gobiernos exigiendo más transparencia a las empresas, el acceso equitativo a las vacunas COVID-19 está en peligro. La opinión pública tiene derecho a saber qué hay en estos acuerdos: no hay lugar para los secretos durante una pandemia, hay demasiado en juego”.
Miriam Alía
Referente de vacunas MSF

Según varias fuentes citadas por MSF Astrazeneca podría estar cobrando un 20% de coste de la vacuna. También se especula con la posibilidad de que, como Astrazeneca se ha comprometido a declarar el fin de la pandemia a partir de julio de 2021, después de esta fecha la empresa podría subir los precios, a pesar de ser una vacuna cuyo desarrollo ha sido financiado con fondos públicos en su gran mayoría.

Lo que los hechos y la información disponible hasta el momento nos enseñan es que no se puede confiar en que la industria farmacéutica actúe en interés de la salud pública, incluso en estos tiempos sin precedentes
Roz Scourse
asesora de Políticas de la Campaña de Acceso de MSF

La ONG reitera que está en manos de los gobiernos exigir responsabilidad a las farmacéuticas a cambio de los 10.000 millones de euros en dinero público que se estima que se han invertido en I+D, ensayos clínicos y fabricación de solo seis de las vacunas, las desarrolladas por AstraZeneca / Oxford, Johnson & Johnson / BiologicalE, Pfizer / BioNTech, GlaxoSmithKline / Sanofi Pasteur, Novavax / Serum Institute of India y Moderna / Lonza, sin que se hayan dado a conocer los términos y contrapartidas de esta generosa inversión de emergencia.