Última hora
This content is not available in your region

COVID-19: El ministro de Sanidad de Francia cree que la curva de la segunda ola se ha aplanado

El ministro de Sanidad Olivier Veran supervisa el traslado de pacientes de COVID-19 desde Lyon, una de las regiones más afectadas
El ministro de Sanidad Olivier Veran supervisa el traslado de pacientes de COVID-19 desde Lyon, una de las regiones más afectadas   -   Derechos de autor  Philippe Desmazes/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Francia, con dos semanas de confinamiento "suave" está consiguiendo aplanar la curva de la segunda ola de COVID-19. Así lo cree al menos el ministro de Sanidad Olivier Veran que, en una entrevista para la prensa regional ha dicho que la disminución de nuevos casos y el descenso de la tasa de incidencia hacen pensar que "hemos pasado un pico epidémico".

"Estamos recuperando el control de la epidemia, lo cual es una buena noticia", añadió.

"Pero aún no hemos derrotado al virus. (...) Claramente, es demasiado pronto para reclamar la victoria y relajar nuestros esfuerzos", sin embargo, advirtió Olivier Véran.

Si bien el número de casos positivos ha seguido aumentando, acercándose a los dos millones, el número de admisiones en las unidades de cuidados intensivos o en las unidades de cuidados intensivos, con 270 admisiones en 24 horas, se encuentra en su nivel más bajo desde hace tres semanas, según las cifras diarias publicadas el domingo por el organismo Santé publique France.

Véran ha subrayado que "el nivel de diagnósticos sigue siendo alto, entre 20.000 y 30.000 (casos) por día". Lejos del objetivo de 5.000 casos por día que se había fijado Emmanuel Macron cuando anunció el confinamiento el 28 de octubre.

Esta desaceleración parece estar empezando a tener un efecto en los ingresos hospitalarios. El domingo, la Santé publique France informó de 17.390 nuevas hospitalizaciones en los últimos siete días, una tendencia a la baja desde el 9 de noviembre.

Al mismo tiempo, 2.761 pacientes de Covid-19 fueron admitidos en las unidades de cuidados intensivos en los últimos siete días, mientras que este indicador todavía estaba por encima de 3.000 a principios de la semana pasada.

Unidades de Cuidados Intensvos todavía llenas

Sin embargo, con más de 33.000 personas actualmente hospitalizadas, incluidas 4.896 en unidades de cuidados intensivos, es decir, casi toda la capacidad inicial del país, la carga sigue siendo muy elevada.

"Parece que hay una inflexión de la curva de los nuevos casos pero los hospitales siguen llenos, las reanimaciones siguen llenas, por lo que todavía no hemos salido del problema", resumió en Europa 1 Philippe Juvin, jefe de urgencias del Hospital Europeo Georges Pompidou de París y alcalde LR de La Garennes-Colombes.

El Ejecutivo francés tiene la vista puesta en la Navidad. Unas fiestas confinadas serían un desastre para la moral del país, ya baja, para la economía y para la popularidad de las autoridades.

¿Hasta dónde deben permitirse las reuniones familiares? ¿Se permitirá viajar? ¿Y cuándo caerán los anuncios?

"Las incertidumbres (...) son todavía demasiado numerosas para proyectarse con precisión", dijo Olivier Véran, mientras que prometió un aligerar el confinamiento si se mantiene la trayectoria, "sin (levantarla) completamente". En una entrevista con el diario Le Monde este fin de semana, Jean Castex ya había cerrado la puerta "a corto plazo" a "las reuniones familiares festivas en espacios públicos".

El gobierno también se enfrenta a demandas cada vez más apremiantes para reabrir lo antes posible todas las empresas, más allá de los llamados bienes "esenciales", para salvarlas de la quiebra.

Después de varias manifestaciones este fin de semana, en Niza y Marsella en particular, la dirigente del partido conservador Los Republicanos Valérie Pécresse pidió una reapertura el 27 de noviembre, día del "Viernes Negro", para que esta gigantesca operación de promoción no sólo beneficie al comercio en línea.

Por el momento, el gobierno está evaluando la posibilidad de reabrir el 1 de diciembre, pero los cafés y restaurantes no estarían entre los establecimientos autorizados a reabrir.