Última hora
This content is not available in your region

Plan piloto de pruebas masivas para detectar el coronavirus en Liverpool

euronews_icons_loading
Plan piloto de pruebas masivas para detectar el coronavirus en Liverpool
Derechos de autor  from Euronews video
Tamaño de texto Aa Aa

Centros ecolares libres de coronavirus. En el marco de un programa gubernamental, en Liverpool, los alumnos deben pasar una serie de pruebas masivas para detectar el virus.

"Creo que es una idea brillante. Si mantiene a la gente a salvo no hay nada que perder. Lleva un par de minutos hacer la prueba y es muy fácil realizarla, aquí, en Liverpool", afirma Joanne Ellis, madre de familia que reside en Liverpool.

Miembros del Ejército colaboran con el personal sanitario en el programa experimental de Ejecutivo británico. Toman parte en la primera fase de un plan conocido como 'Operación Moonshot'; una prueba piloto que cuenta con un amplio apoyo de los ciudadanos.

Hay quien piensa que se trata de un plan que no sirve para nada.

"Creo que eso es ridículo. Acabo de perder a una hija que tenía coronavirus; hace dos o tres semanas. Así que cualquiera que piense eso es idiota", declara un ciudadano de Liverpool.

"No tengo ningún síntoma pero he venido porque quería aprovechar para hacerme la prueba", señala otra ciudadana de la urbe inglesa.

"El ayuntamiento de Liverpool cree que las pruebas masivas a la gente de Merseyside ayudarán a romper la cadena de contagio. Pero hay académicos que aseguran que el resultado de las pruebas masivas no está clínicamente aprobado. Que las pruebas pueden dar falsos positivos o falsos negativos", declara Luke Hanrahan, corrresponsal de Euronews en Liverpool.

"Esto parece ser un viaje precipitado a un embrollo, a un punto del que resulta muy difícil salir una vez que te has metido en él", afirma Mike Gill, exdirector del Instituto Nacional de Salud Pública.

El doctor Mike Gill es uno de los muchos que consideran que las pruebas masivas deben ser parte de un programa bien pensado.

"Se han visto envueltos en toda la propaganda en torno a todo esto por razones completamente comprensibles. No sabemos cuál es el objetivo de todo este plan, ni cómo se va a lograr, cómo se va a evaluar, cuáles son las medidas del éxito.... Nosotros, tres o cuatro semanas después, no estamos en una posición idónea para saber cuál es el beneficio adicional o el daño de un programa de pruebas masivas", añade Mike Gill.

El concejal Paul Brant, político responsable de la salud pública en liverpool, está al corriente de estas inquietudes.

"Esta es una oportunidad para tratar de encontrar donde existen esos reservorios de contagio en la comunidad. Todos intentamos dar con la manera más exitosa de tratar de equilibrar los intereses de dirigir a la humanidad y a la sociedad y tratar de hacerlo de una manera que no plantee riesgos innecesarios", afirma el concejal Paul Brant.

Las pruebas rápidas han demostrado tener problemas de fiabilidad pero podrían ayudar a proporcionar datos cruciales que podrían contribuir a contener la propagación del coronavirus. De momento, nadie es capaz de parar los contagios.