Última hora
This content is not available in your region

La impagable deuda de Perú con su personal sanitario

euronews_icons_loading
Un grupo de médicos protesta delante del Ministerio de Salud en Lima
Un grupo de médicos protesta delante del Ministerio de Salud en Lima   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Todos los caminos del hartazgo de los trabajadores del sector sanitario peruano conducen al Ministerio de Salud. Allí se han vuelto a congregar decenas de personas para exigir al Gobierno que ejecute el aumento salarial prometido a un sector que no se ha movido desde hace meses de la primera línea del frente de la lucha contra la COVID-19.

"Por favor, necesitamos tener estabilidad, no sólo laboral sino también emocional para cada una de nuestras familias", explicaba la doctora Pilar Martínez, presente en la manifestación.

El Gobierno, el tercero en lo que va de año, reconoce que tiene una deuda pendiente con el personal sanitario. En un acto de entrega de hospitales de campaña donados por Estados Unidos, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, ha afirmado:

"La tercera etapa de aumentos salariales no se ha producido, porque este año no ha habido presupuesto y todos estamos esperando el final del año para ver si podemos tener al final, al cierre del presupuesto, algunos gastos no ejecutados y poder utilizar ese dinero", decía Mazzetti.

Un médico del sector público gana de media menos de mil dólares mensuales en Perú y muchos trabajan sin seguro médico, de vida o de riesgos laborales. Buena parte se ven obligados a completar su sustento trabajando para el sector privado. Desde que comenzó la pandemia, casi 35.700 personas han muerto por COVID-19 y más de 952.000 han sido contagiadas. Al menos 243 de los fallecidos y casi 4.500 de los contagiados eran médicos.