Última hora
This content is not available in your region

El Estado francés, culpable de la alta contaminación en el Valle del Arve

euronews_icons_loading
Valle del Arve
Valle del Arve   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El Estado francés, culpable de la contaminación en el Valle del Arve. Así lo declaró este viernes el Tribunal Administrativo de Grenoble, que considera a la República responsable de no haber actuado lo suficiente para alcanzar los objetivos de calidad del aire estipulados.

Con 155.000 habitantes, el Valle del Arve, en la Alta Saboya, se extiende desde Annemasse hasta Chamonix, al pie del Mont Blanc. Pero al contrario de lo que pueda parecer, su aire está muy lejos de ser puro y la zona es regularmente objeto de alertas por partículas finas.

Y es que el Valle del Arve se concentra en un espacio particularmente estrecho, lleno de importantes carreteras por donde circulan constantemente camiones que hacen la ruta entre Francia e Italia, y numerosas industrias. El cóctel es demoledor para el aire del lugar.

Euronews
El Valle del ArveEuronews

Lee: El cambio climático en los Alpes franceses.

"En cada uno de estos juicios sobre la contaminación del aire, el Estado no quiere reconocer que es la contaminación la que nos enferma", lamenta la activista Muriel Auprince, de Coll'Air Pur. "Y este vínculo causal debe ser reconocido, porque no necesitamos más estudios en el Valle de Arve para saber que la contaminación causa muchas enfermedades".

Y es que la sentencia del tribunal no ha llegado a reconocer un vínculo entre la contaminación y las patologías sufridas por muchas familias del valle, las cuales reclamaban una indemnización.

Según un estudio del 2017, el ocho por ciento de la mortalidad prematura aquí sería atribuible a la contaminación. Un notable porcentaje de niños desarrollan asma y la salud de las personas frágiles empeora durante los picos de contaminación.

La zona es la más contaminada de la región de Auvernia Ródano Alpes, por delante incluso de ciudades como Lyon o Grenoble. Un dato sorprendente que corta la respiración.