Última hora
This content is not available in your region

La saga del Brexit continúa | Londres y Bruselas se dan una nueva oportunidad

euronews_icons_loading
Montaje de imágenes. A la izquierda, el primer ministro británico, Boris Johnson, a la derecha, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen
Montaje de imágenes. A la izquierda, el primer ministro británico, Boris Johnson, a la derecha, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

El culebrón del Brexit vuelve a prolongarse, sin solución a la vista y sin que ninguna de las dos partes se atreva a ser la primera en tirar la toalla y ser vista como responsable de un divorcio sin acuerdo de consecuencias económicas devastadoras.

El primer ministro británico, Boris Johnson, y la jefa de la diplomacia europea, Ursula von der Leyen, decidieron este domingo darse unos días más de plazo, después de repetir hasta la saciedad que no lo volverían hacer.

Los dos equipos negociadores, el europeo encabezado por Michel Barnier y el británico por David Frost, están exhaustos. Llevan negociando desde marzo cuáles serán las relaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea cuando el próximo uno de enero la ruptura sea definitiva.

Ya solo quedan 18 días y nadie mueve ficha. Las diferencias son las mismas desde hace semanas: el acceso de los pesqueros europeos a aguas británicas, las condiciones que los europeos exigen a los británicos para evitar toda competencia desleal y las reglas para solucionar futuros conflictos.

"Queremos un buen acuerdo", dice Charles Michel

"Lo que queremos es un buen acuerdo, que respete los principios de juego limpio en términos económicos y de gobernanza. ¿Qué significa eso? Que en caso de litigio, gracias a un acuerdo, estemos seguros de que sabremos cómo resolver ese litigio", explica el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

" Aunque es bueno que las conversaciones no terminaran este domingo, el verdadero problema que hemos visto en las últimas semanas es que no hay ningún progreso y no hay un camino claro", afirma Simon Usherwood, profesor de Política de la Universidad de Surrey.

Incertidumbre total para empresas y ciudadanos

La incertidumbre está poniendo a prueba la paciencia de las empresas y los ciudadanos a ambos lados del Canal de la Mancha. En la localidad inglesa de Sunderland las opiniones divergen. Aquí se encuentra una planta de fabricación de vehículos de Nissan.

"Si no hay trato, salgamos de esto y consigamos nuestros propios derechos de pesca", opina un jubilado.

"Nissan tal vez se vaya si tienen que pagar las tarifas de los coches que van a Europa. El país votó democráticamente salir de la Unión Europea, así que deberíamos irnos, pero con un acuerdo", dice otro hombre.

La falta de acuerdo traería consigo el establecimiento de derechos de aduanas y cuotas, lo que supondría un golpe muy duro para economías fragilizadas por la pandemia.